Opinión »

Salteadores de filas VIP.

26 febrero 2021 - 09:59

La Justicia investiga, pero no se investiga.

//EDITORIAL//: El tema de las “Vacunas VIP” y el procedimiento llevado a cabo en el hospital San Felipe siguen siendo noticia a nivel nacional y, por supuesto, local. En esta nota mostraremos el detrás de escena y cómo todos, con el amiguismo y los lazos de sangre a flor de piel, se saltan filas.

Tal como Prensa Libre SN contó en una nota anterior, la Dra. Verónica Marcantonio al frente de la UFI Nº 1 realizó este procedimiento con el aval absoluto de la Dra. Sandra Bicetti, fiscal general subrogante.

Fiscalía, con algunos se atreve, con otros no.

  • Tanto la Dra. Sandra Bicetti como la Dra. Verónica Marcantonio se presentaron a rendir el examen para ocupar el puesto de Fiscal General, pero ninguna de las dos lo aprobó.
  • Bicetti ocupa el cargo como subrogante gracias al apoyo de Marcelo Dileo. 
  • El procedimiento en el hospital San Felipe se realizó a raíz de una denuncia pública efectuada por el diario El Norte.
  • Muchas veces se efectúan denuncias públicas en medios locales, nunca son motivo de allanamiento o de intervenciones judiciales.
  • El periodista que escribió la nota en cuestión es Guillermo Insúa, primo de la Dra. Marcantonio.

Resulta llamativo que este procedimiento haya comenzado a raíz de una denuncia periodística, no menos curioso es oír las declaraciones de la propia Dra. Marcantonio a medios de la ciudad, donde asevera que– “En caso de que encuentre algún delito es competencia de la Justicia Federal”-. Y aquí nos cabe la duda que de atendernos despejaríamos con ella ¿No tiene la Dra. Marcantonio delitos para investigar en la competencia de la Justicia Ordinaria, es decir, el ámbito de su jurisdicción, lo local. O será que la Dra. Marcantonio entiende que la Justicia Federal está escasa de personal y por eso le colabora?

Usted podrá responderse que la Justicia Federal no hace nada, y hasta podríamos coincidir en ello. Pero también cabe el interrogante de saber si todo esto tiene, o no, un trasfondo político partidario ideológico, fogoneado desde las sombras por Juntos por el Cambio que, en la ciudad y más que nada en el Poder Judicial, lidera Marcelo Dileo.

De acuerdo a las averiguaciones que realizó este medio, la Dra. Marcantonio sentiría un marcado rechazo por todo lo que tenga que ver con el peronismo y el kirchnerismo y, no menos, para con los diferentes imputados que hay en las innumerables causas que lleva adelante. De hecho, en muchas oportunidades la habrían oído referirse respecto a estos últimos como “Negros de mierda”.

Según confiaron algunas fuentes de la Justicia a Prensa Libre SN, la Dra. Marcantonio, de igual forma, tendría por costumbre el maltrato laboral para con su personal y también para con algunos efectivos policiales.

Saltando filas

La Dra. Marcantonio, al igual que sus tres hermanos, habrían ingresado al ámbito del Poder Judicial gracias a que la madre de estos era una Oficial de Justica. Verónica, de hecho, según narran, habría llegado cuando recién estrenaba sus 18 años y su certificado analítico de estudios secundarios ¿No había nadie en la fila antes que ella que tuviese ya aprobados los cursos de ingreso al Poder Judicial?

Mucho hablamos hasta aquí (queda más) de la Dra. Marcantonio, pero no es la única a la que se puede observar de cerca. La Dra. Sandra Bicetti, enemistada hasta hace un tiempo con Verónica, ocupa el cargo de Fiscal General Subrogante, debido a que en la provincia de Buenos Aires no hay nombramientos en la Justicia desde hace ya varios años. Pese a eso, Sandra logró hacer ingresar a su prima hermana y a dos de sus sobrinos con la ayuda (Sí, otra vez) de Marcelo Dileo.

Lo mencionado no es de extrañarse, el Poder Judicial es una gran familia, los hijos, hermanos, sobrinos y tíos de, siempre consiguen un cargo, al igual que los amigos.

La doble moral que roza el delito. 

Un viejo dicho refiere que en toda familia hay una prostituta, un borracho y un ladrón. En la familia de la Dra. Marcantonio tendrían a un adicto, si bien esto es común en la mayoría de las casas y no es para horrorizarse ni señalar a nadie, lo anecdótico y hasta preocupante del caso es cuando quién investiga el delito de comercialización de estupefacientes es tu propia hermana. Mucho resuena en los pasillos de la Fiscalía que en agosto de 2018 cuando realizaron allanamientos buscando al vendedor de drogas Mario Trenkner, en uno de los domicilios se encontraría el hermano de la Dra. Marcatonio, aun no se puede precisar si el joven habría estado allí en calidad de comprador o como parte de la banda. Esto debido a una orden expresa de la Dra. Marcantonio, quien le habría indicado al instructor judicial, Franco de Nicola, que no dejara constancia en el acta de procedimiento sobre la presencia del joven Marcantonio, también empleado judicial. Según el proceder ordinario, todos los presentes allí debían quedar aprehendidos para luego deslindar responsabilidades.

Marcantonio no es la única, el Dr. Marcelo Dileo, ideólogo de toda esta operación político partidaria y judicial, también habría hecho zafar a su cuñado, Iván Barboto (acusado de comercialización de estupefacientes), de un allanamiento realizado a Mario Sánchez, donde se incautó droga lista para la venta. Barboto, es hermano de la esposa de Dileo, este último es exsenador por Cambiemos y exmiembro del Consejo de la Magistratura de la provincia de Buenos Aires, puesto que perdió con la asunción del gobernador Axel Kicillof.

  • Consejo de la Magistratura: Es el órgano encargado de nombrar jueces y fiscales, así mismo, le corresponde procesar disciplinariamente a estos.
  • El cuñado de Dileo, Iván Barboto, a quien el exsenador habría hecho zafar antes, terminó detenido en Capital Federal cuando fue a presenciar un partido de fútbol, allí al ser identificado le saltó un pedido de captura activo por comercialización de estupefacientes de la provincia de Córdoba, donde hoy se encuentra privado de su libertad.

Haz lo que yo digo y no lo que yo hago.

Todo lo que se mencionó hasta el memento circuló y aún circula, desde hace tiempo, por los pasillos de las fiscalías y de los tribunales, pero claro, pocos se atreven a contarlo.

Si bien el procedimiento que se llevó a cabo en el Hospital San Felipe fue motivado por un presunto hecho que, de comprobarse, revestiría extrema gravedad institucional, el saltar filas, es una vieja costumbre de los argentinos y argentinas. Por eso hay que contar también quiénes son las personas que están detrás de la figura inmaculada de la Justicia, de las buenas costumbres, de la ética y de la moral. Hay que decir qué las empuja a moverse, presuntamente, sería el odio de clase y un férreo desprecio por todo lo que tenga que ver con el peronismo y el kirchnerismo.

Comentarios:

Más noticias de Opinión: