Opinión »

La vida es una Miniserie.

19 septiembre 2020 - 16:47

“Baring Brothers”, adaptada a la actualidad, trata de un contador que tiene que abrir un LavaRap pero no le alcanza el dinero para instalarlo…

Se escuchan los gritos y los insultos para el jurado de los Emmy 2020. Los directores de cine y miniseries de San Nicolás no entienden por qué entre las doce seleccionadas no se encuentra ninguna de nuestra producción local. Los críticos no entienden los motivos por los cuales fueron ninguneadas miniseries de diversos géneros: comedia de honorables enredos, surrealismo (realismo del sur), neo realismo nicoleño, estructuralismo municipal o el género más popular: el terror (de vivir en la ciudad).

Prensa Libre SN consecuente con la difusión del acontecer local se hace eco y ofrece al público las producciones que fueron injustamente descartadas por cipayos de la oligarquía cinematográfica mundial. “Producción Local o Muerte” – gritan los exaltados actores que siempre trabajan gratis… Viva la Santa Federación de Comercio y Mueran los salvajes expropiadores (con excepción de los Estatales).



El robo del Siglo

Se trata de una miniserie que se desarrolla en la costa de Ramallo cuyo protagonista es el archiconocido empresario de los créditos y los fertilizantes: “Guillerme Miciano” que está secundado por tres cómplices para quedarse con las tierras de El Tonelero. Para darle internacionalismo aparece como oferente de Créditos el Gazpron, un banco ruso y su gerente Vladimir. Con más de ocho temporadas el empresario y su honesta vida se ven amenazadas por un centenar de borrachines que concentran su poder en las ranchadas y que esgrimen argumentos de poca monta: hace más de un siglo que están afincados en el lugar. Un tsunami de billetes se desparraman en Ramallo en los tiempos de Bunge; y los chinos (no los de los supermercados sino los de la refinería de combustible trucho) amenazan a los habitantes de Costa Pobre para que armen los bártulos y se vayan para poder construir la Pequeña Hong Kong. El dinero, las drogas, los chinos, un honesto empresario y tres asesores, y los villanos de los ranchos son un cocktail que se va a tener que beber de a sorbitos el Gobernador de la Provincia que, como Bella Durmiente del Bosque, será despertado con un beso… de Putín.



Cleaner man

Esta miniserie es conocida en tierras sudamericanas con el nombre “El lavador” es una adaptación de la novela inglesa escrita por la Baring Brothers en el siglo XIX. Y que, reactualizada, se localiza en San Nicolás. Se trata de un contador que tiene que abrir un LavaRap pero no le alcanza el dinero para instalarlo por lo cual solicita una eximición de tasas al Municipio. Al no cumplir con el endeudamiento, el Municipio expropia el negocio de lavado y pone al frente a interventores crueles e insensibles. Allanamientos, amores prohibidos, homicidios y traiciones son los elementos que deja duro a todo el público.

Succession

El público se pregunta si esta miniserie será tan exitosa como “Juego de tronos” de HBO. No hay dragones ni armaduras, pero sí el mismo número de tramas palaciegas entre familias poderosas, y unos actores brillantes a los que tenemos que

seguir soportando capítulo a capítulo, pese a odiarlos con toda nuestra alma. “Va a ser una carnicería en las internas” aseguran los críticos pero se trata de una vieja precuela que se viene emitiendo desde 1983. Hay tres listas enfrentándose, pero dos van a ser ilegales por la lapicera de la reina Cecilia que, sin dudas, se alzaría (por su actuación) con el premio a la mejor actriz de reparto.



Tres abogados para un largo silencio

Se trata de tres abogados que luchan por un puesto de Fiscal General que acaba de abandonar un abogado para acogerse a la jubilación. Se trata de una lucha que muestra la grieta de los judiciales: masones y del Opus Dei. Dos candidatos son “extranjeros” y quieren cobrar un poco más por su brillante trabajo, entonces se prenden a cualquier departamento. El tercero, el más popular, divide aguas. Los jueces católicos y occidentales lo aborrecen por su garantismo y sinceridad; y por otro lado, la sociedad y un grupo de periodistas liberales lo respalda. Se trata de una miniserie de un realismo crudo, feroz y lex dura lex. Y el Gobernador de la Provincia que, como Bella Durmiente del bosque, será despertado con un beso… de Conte Grand.



Las aguas suben turbias

Una miniserie que es un remake de un clásico de antaño dirigido por Hugo del Carril (el que grabó “La marcha”). Esta producción tercerizada busca contar la historia de un pueblo que derrocha agua en beber para apagar la sed o bañarse después de salir de trabajar o para hacer fideos en la olla. Por estas aberraciones el dueño de los yerbatales busca veinte cómplices que le den consejos para tercerizar el servicio de agua potable. Esta historia se compone de tres protagonistas; el amigo del poder político; el técnico que pasó por todas las gestiones y un representante de los bancos y los empresarios.



Desplazados

Aún no se ha estrenado, pero promete ser una miniserie que va a conmocionar a tres barrios de San Nicolás: Villa Cavalli, Provincianos y Pescadores. La trama es sobre personas despreciables, mal educadas y de bajos recursos que son un gasto para los erarios gubernamentales. La gente como uno acude a la Justicia para que ésta haga valer la necesidad de contar con las hectáreas a fin de construir unidades habitacionales como Costa Juncal.

Los jueces y las constructoras buscan lotes al borde de la barranca y con vista al Gran Paraná que, aunque contaminado, sigue siendo esplendoroso y refulgente. Los antagonistas: Sucios, Feos y Malos.


Comentarios:

Más noticias de Opinión: