Judicial »

Homicidios de Ulises y Ezequiel: El policía Moresco va a juicio oral

4 octubre 2021 - 10:09

INFORME ESPECIAL: De la investigación surgió que un oficial expresó a través del handy “Cortame esa moto”; la pericia accidentológica arrojó que la causal del choque fue “la interposición por circulación en contramano por parte del móvil Nº1 (automóvil), en la trayectoria de circulación del móvil Nº2 (motocicleta)”. Los testimonios de los vecinos suman para complicar al oficial Pablo Moresco.

El 1º de junio del año 2020 en la zona norte de la ciudad, Ulises Rial y Ezequiel Corbalán, protagonizaron un episodio fatal cuando circulaban a bordo de una moto e impactaron contra un patrullero de la Policía Local que conducía Pablo Moresco, quien ahora irá a juicio acusado de “Homicidio” en los términos de los arts. 45 y 79 del Código Penal.

La I.P.P n° 16-00- 005201-20/00 llevada adelante por el fiscal Darío Giagnorio, el viernes último fue elevada a juicio oral y público y ahora resta aguardar la fecha exacta en la que comenzará el debate.

Prensa Libre SN pudo acceder al documento con el que el Dr. Parodi, juez de garantías, denegó el “planteo de sobreseimiento” y “cambio de calificación legal, formulados por el Sr. Defensor Particular, Dr. Martin Darío Corbaliza” y elevó la causa a juicio “encontrándose justificada la existencia del delito de HOMICIDIO, en los términos del art. 79 del Código Penal, y por existir elementos de convicción suficientes o indicios vehementes para sostener que PABLO NICOLAS MORESCO sea autor penalmente responsable del hecho que se investiga”.

Los hechos que terminaron con la vida de Ulises y Ezequiel, tal como figuran en la investigación penal:

“El día 01 de junio de 2020, siendo alrededor de las 03.10 hs., en la intersección de las calles Carbajo y Piaggio de la ciudad de San Nicolás, el Oficial de Policía, Pablo Nicolás Moresco, numerario de la UPPL (legajo personal 493943) al mando del móvil perteneciente a esa fuerza, numero de serie 17530, circulaba por calle Carbajo, en sentido de circulación hacia el noreste, circunstancia en que dio muerte a Ulises Nicolás Rial y a Ezequiel Abel Corbalán, interponiéndose sorpresivamente y a sabiendas de que las balizas del móvil no funcionaban, en la marcha que estos llevaban (noreste – noroeste) a bordo de la motocicleta marca Corven modelo Triax 250, sin dominio colocado, cruzando Moresco el móvil de carril de circulación, siendo calle Carbajo una arteria con doble sentido de circulación, con la intención con esta maniobra de lograr la detención de los nombrados, previendo y sin importarle el daño que con su accionar podía causar en la integridad física de los ocupantes del rodado de menor porte, violando de este modo su deber de actuar, conforme el principio de racionalidad que debe primar en su accionar, cual es el de no causar un mal mayor al que se quiere evitar, preservando ante todo la integridad física de las personas. Que no obstante ello, y no descartando el resultado que podía tener su conducta, provocó que Ulises Rial y Ezequiel Corbalán salieran despedidos de la moto e impactaran contra la vereda noreste de la mentada calle, sufriendo como consecuencia del impacto Ulises Rial politraumatismos múltiples con traumatismo de cráneo grave, hemorragia cerebral y destrucción de la masa encefálica, causando tales lesiones, su muerte momentos después del impacto… En tanto que Ezequiel Corbalán, a causa del embestimiento e impacto contra la vereda, sufrió politraumatismos múltiples con traumatismo de cráneo grave con fractura de cráneo grave que causaron su muerte a los cuatro días del hecho”.

Los testimonios:

El fiscal recogió distintos testimonios y pruebas físicas para sostener la imputación de “Homicidio” contra Pablo Moresco, entre ellos están las declaraciones de efectivos policiales  “las cuales resultan ser coincidentes y concordantes al expresar que LAS BALIZAS del móvil policial de la UPPL involucrado en el hecho de marras número de serie 17530 que impacta la motocicleta, NO se encontraban prendidas porque NO FUNCIONABAN”,

Asimismo, el testimonio de vecinos, entre ellos el de una mujer que declaró que al momento del hecho estaba en el interior de su vivienda “cuando de repente escucha el ruido de una moto que pasa fuerte por calle Carbajo, que en realidad entra a calle Carbajo proveniente de Illia. Que en el mismo momento que escucha el ruido de la moto escucha voces entendiendo que las mismas eran la de las personas que circulaban en la moto. Que estos iban gritando no pudiendo precisar que era lo que decían. Que detrás de ellos escucha que ingresa también por Carbajo desde Illia un automóvil a gran velocidad, aclarando no haber visto ninguna luz que se reflejara ni escuchado sirena alguna. Que pasado un tiempo prolongado comienza a escuchar sirenas y vehículos que ingresan por calle Carbajo y en este momento si ve luces de las balizas de los patrullero”.

El testimonio de otra persona que vive en el lugar de los hechos y declaró que cuando “se encontraba estudiando en el comedor de su casa escucha un fuerte golpe (como un golpe seco) proveniente de la calle. Que en ese momento la dicente no supo distinguir qué era lo que sucedía pero temió que alguien hubiera chocado contra su casa es por ello que toma su celular y se acerca a la ventana que da a la calle. Que al levantar la persiana observa a su izquierda, en la intersección de las calles Carbajo y Piaggio, casi más sobre esta última había un móvil policial cuya trompa apuntaba a Avda Illia la cual no puede precisar si tenía las luces encendidas pero si puede aseverar que no tenia colocadas ni las balizas ni la sirena, que sobre calle Carbajo y Piaggio, al costado del móvil antes referido había estacionado otro móvil policial (camioneta) la cual si recuerda que tenía las luces encendidas y las balizas colocadas”.

Recordemos que el móvil que conducía Moresco es un auto identificable de la Policía Local y que la camioneta que se hallaba en el lugar pertenece al Comando de Patrullas.

En la elevación a juicio se encuentran los testimonios, además, de instructores de Policía que explican el accionar que debe tomar un efectivo ante una situación de estas características, siempre  en sentido de preservar la vida y de no provocar un daño mayor al que se busca evitar.

Un instructor de la Escuela de Policía, declaró que: «en la medida que fuera absolutamente imprescindible, pueden infringir la normativa de tránsito pero siempre y cuando no se ocasione con tal conducta un mal mayor al que intenten resolver. Agrega que tales vehículos en esas circunstancias deben circular, para advertir su presencia, con las balizas distintivas de emergencia en funcionamiento y con el sonido de la sirena. Se deja siempre bien en claro que en todo procedimiento debe primar el principio de racionalidad advertir su presencia con las balizas distintivas de emergencia en funcionamiento y con el sonido de la sirena».

Otra instructora de Policía declaró que «en cuanto al accionar que debe seguir un efectivo policial que participa en una persecución como la que habría tenido lugar durante el hecho… se debe efectuar un operativo cerrojo y en el caso de que se enfrenten móvil con el rodado o sujeto perseguido la conducta indicada sería la de dar la voz de alto con sirenas y balizas colocadas pero jamás cruzar el móvil de calzada por ser lo primordial preservar la integridad física tanto de terceros como la propia«.

“Cortame esa moto”:

Desde el día 1 prácticamente Prensa Libre SN viene siguiendo de cerca los hechos que terminaron en los homicidios de Ulises y Ezequiel; por aquel entonces este medio compartió mensajes que surgieron de la apertura de los teléfonos de los oficiales que estaban de servicio al norte de la ciudad, o que participaron de una u otra manera en los hechos del 1º de junio de 2020. Entre los cruces que surgieron se supo que un efectivo moduló en la frecuencia policial “Cortame esa moto” e instantes siguientes, Moresco protagonizó el episodio que terminó en la muerte de las víctimas.

Si bien el móvil de la Policía Local que conducía Moresco y en el que iba acompañado por la oficial Huesa y el oficial Bazán no tenía radio policial o no le funcionaba, los uniformados mencionados llevaban consigo sus handys con la frecuencia policial sintonizada.

La voz en el handy (participación de una persona que estaba en la misma frecuencia) expresó: “Cortame esa moto”, instantes previos al hecho que terminó con la vida de las víctimas, lo que avalaría la teoría de que Moresco cruzó el patrullero de carril provocando el siniestro. Sumado a ello está la pericia accidentológica la cual arroja que “La causa basal del accidente resulta de la interposición por circulación en contramano por parte del móvil Nº1 (automóvil), en la trayectoria de circulación del móvil Nº2 (motocicleta)…»

Comentarios:

Más noticias de Judicial: