Judicial »

Secuestraba mujeres y culpó a su esposa

13 enero 2018 - 13:52

Asi funcionaba, en parte, con su red de complicidades, el famoso prostíbulo «El Mundialito», el cual ha sido desbaratado, después de muchos años, por la Justicia Federal, con una trabajada investigación del Ufi Nº 6, a cargo del Dr. Giagnorio.

De acuerdo con la investigación y a todas las pruebas colectadas hasta el momento por parte de la Juzgado Federal de San Nicolás, a cargo del Dr. Villafuerte Ruso, consideraron que se encuentra acreditado, con el grado de conocimiento requerido para esta instancia, que en el inmueble ubicado sobre la Ruta Nacional nº 9, Km. 203/204 (sentido Buenos Aires-Rosario), cerca de la intersección de la Ruta Provincial nº 51, funcionó, hasta el momento del allanamiento (noviembre del año pasado) y desde, al menos, el año 2014, un prostíbulo, esto es, un local en el que mujeres, argentinas y extranjeras, ejercían la prostitución. A su vez, se encontraba probado que este lugar sería propiedad de Micaela Jesús González y de su esposo Tomás Roberto “tomate” Cardozo.

A su vez, a Tomás Roberto Cardozo se le imputó haber tenido, en su domicilio de calle Mitre 322,  las siguientes armas de fuego y municiones, sin tener la autorización legal para ello: una pistola calibre 9 mm, marca Bersa, color negro, numeración 562397; dos cargadores de municiones 9 mm, con diecisiete (17) cartuchos de bala cada uno; un cargador con once (11) balas y un cargador con dieciséis (16) balas; una carabina calibre 22, marca Ruger, número 829-96701, con un cargador vacío y un correaje de cuero con tres municiones del mismo calibre; una escopeta doble caño con inscripción JBANNAN-SAN, número 7421; dos cananas de cuero color marrón con treinta (30) y veinticuatro (24) cartuchos, todos de calibre 12.

Una denuncia

Una denuncia efectuada a la línea 145 del Programa Nacional de Rescate, en la cual se daba cuenta que “sobre la Ruta Nº 9, kilómetro 203 o 205, en la bajada del puente Ruta 51 y autopista, se emplazaba una vivienda en la cual muchas mujeres eran retenidas y explotadas sexualmente, donde también había extranjeras, oriundas de la República del Paraguay y de la República Federativa de Brasil, como así también Argentina, provenientes de las inmediaciones de Ramallo y de San Nicolás.

La denunciante indicó que en la zona el sitio es conocido con el nombre ‘El Mundialito’, y que fue clausurado hace algunos años atrás. Había tomado conocimiento que se encontraba nuevamente en funcionamiento. Según refirió, el lugar se hallaba ‘sucio, con olor, sin luces’ y poseía muchas habitaciones.

Describió que el/la recepcionista, contaba con un escritorio y que se encargaba de recibir a los ‘clientes’. Indicó como se exponía a las mujeres (‘tipo mercadería’) ante ellos, mencionando el valor de los ‘pases’, según cada una de las mujeres, a fin de que éstos escojan. El dinero era entregado al recepcionista, nunca a las mujeres, y que cerca de allí se sitúa el puerto por lo que reciben muchos ‘clientes extranjeros’. La denunciante señaló que los dueños de ‘El Mundialito’ son el señor ‘Cardozo’, de más de 50 (cincuenta) años de edad, y su pareja.

Que aparentemente éstos no viven en la propiedad, pero que la mujer del señor ‘Cardozo’ se encuentra allí con frecuencia y era quien lo regenteaba.  Explicó que el modus operandi para reclutar mujeres consistía en realizar ofertas de trabajo engañosas a una población de mujeres vulnerables a través de las redes sociales, por ejemplo ‘Facebook’. Señaló que a las mujeres ‘las estudiaban previamente’ y ‘seleccionaban’ a jóvenes de sectores marginales y barrios humildes a quienes les realizan ofertas laborales y las citaban para entrevistarlas.

El lugar de encuentro de las entrevistas era el Parador de la ciudad de San Nicolás, ubicado en la Avenida Presidente Juan Domingo Perón, ‘al fondo’, desde el cual parten los micros de larga distancia hacia destinos como Buenos Aires, Córdoba y Mar del Plata.  Asimismo, relató que al momento de la entrevista, la pareja del señor ‘Cardozo’ amenazaba a las jóvenes expresándoles que conocía toda su vida, sus familiares, su lugar de residencia, entre otras cosas.

Luego les indicaba que si ‘trabajan’ con consentimiento recibirían el 50% (cincuenta por ciento) del dinero de los pases y que si no colaboraban y ‘trabajaban a la fuerza’ recibirán el 30% (treinta por ciento) de los mismos. A continuación las mujeres eran trasladadas hasta la ciudad de Ramallo, a ‘El Mundialito’, en donde eran retenidas y explotadas sexualmente.

Se contó en la denuncia que las mujeres sólo salían del prostíbulo con ‘permisos’ y en autos. Eran trasladadas en remises, no pudo aportar datos, hacia las casas de sus familiares a fin de visitar a sus hijos, que durante la visita el vehículo las esperaba y luego las trasladaba nuevamente al lugar.  La señora ‘Cardozo’ acompañaba a las mujeres hasta los autos e impartía las órdenes a los conductores (dirección, tiempo de espera y hora de regreso) y que durante los trayectos las mujeres no hablaban y sólo respondían a las posibles preguntas con monosílabos.

El señor ‘Cardozo’ y su pareja son ‘gente muy pesada’ y que si el sitio logró reabrir es porque la policía se halla involucrada…”, manifestó la denunciante.

En relación a esta denuncia, cabe consignar que muchos de sus datos (nacionalidad de las mujeres, el arribo de éstas al Parador para luego ser trasladadas al local donde se ejerce la prostitución, el nombre de los dueños del lugar, la forma en que se reparten las ganancias por el ejercicio de la prostitución, etc.), se encuentran corroborados con otros elementos reunidos en la investigación, lo que le otorga verosimilitud a su contenido.

Declaración de Cardozo

El proxeneta Tomas “Tomate” Cardozo, al momento de prestar declaración indagatoria, manifestó que no conocía a ninguna de las personas que se habían mencionado en la imputación, salvo a Micaela González “que fue mi esposa y estoy separado hace diez años… Con González estoy separado, ella va y viene porque tenemos nietos, pero no sé dónde vive.”

Aclaró que no conoce a Federico ni a Hugo Cardozo. Expuso que nunca tuvo relación con “El Mundialito”, sí su ex mujer.

Primariamente dijo que no se acordaba si Micaela González era la dueña de ese lugar. Sin embargo, luego de ello, ante la pregunta de porque cree q esta denunciado, dijo que “debe ser por su esposa, que hace más de 50 años que está. Vayan a preguntar a Ramallo”. De acuerdo a la investigación, se han reunido muchas pruebas que permiten presumir que Cardozo no ha dicho la verdad en su declaración. En ese rumbo, en primer lugar el propio Cardozo, al momento del procedimiento efectuado en su domicilio y mediante el cual se lo detuvo manifestó que “en este domicilio vive junto a su esposa la Sra. Micaela Jesús González”. A su vez, se secuestraron tres pasaportes a nombre de la Sra. González, lo que refuerza la hipótesis de que los mencionados no se encuentran separados.

Por otro lado, Federico Nicolás Cardozo explicó que conoce a Tomás Cardozo (refiriéndose al nombrado como “su tío”, ya que éste es hermano de su abuelo Horacio Ramón). A su vez, manifestó que “Mis tíos están juntos, siempre estuvieron juntos”.

Entre las pruebas que vinculan al imputado Tomás Roberto Cardozo con el prostíbulo “El Mundialito”, se encuentran: – Copia de la escritura del inmueble, mediante la cual Tomás Roberto Cardozo y Micaela Jesús González donan a su hija Claudia Roberta Cardozo el predio investigado. Declaración testimonial de Juan Pablo Manos, quien expuso que: “Respecto de los dueños del lugar, se pudo establecer luego de las consultas efectuadas a personas ajenas a la causa que sería una pareja de avanzada edad; conociéndose a la mujer como ‘Pocha’ y al hombre como ‘Cardozo’…”.  Denuncia efectuada a la línea 145 del Programa Nacional de Rescate, en la cual se denunció que “los dueños de ‘El Mundialito’ son el señor ‘Cardozo’, de más de 50 (cincuenta) años de edad, y su pareja (no pudo aportar datos). Aparentemente éstos no viven en la propiedad, pero que la mujer del señor ‘Cardozo’ se encuentra allí con frecuencia y es quien lo regentea.

El señor ‘Cardozo’ y su pareja son ‘gente muy pesada’ y que si el sitio logró reabrir es porque la policía se halla involucrada”, declaración indagatoria de Miguel Ángel Castañeda, quien refirió que conoce a Tomás Cardozo, con quien mantuvo una discusión por “porque  no le pagaba una plata que le debía, que mi mujer tenía 11.000 pesos le tenía que pagar la mitad, 5.500, y a este hombre le dicen ‘tomate’, que me ofrecía tiro y me iba a buscar donde vivía”.

En relación a esta declaración, corresponde destacar que, de una compulsa al perfil de la red social Facebook de Matías Cardozo, hijo de Tomás Roberto Cardozo, se observó una fotografía del imputado junto a su nieto, publicada por el mencionado en primer término y, por debajo de ésta, un comentario de una persona en el que se consignó el nombre del denunciado como tomate, hoy detenido, de lo que se concluye que el imputado Cardozo posee el apodo que mencionó Castañeda.

Por lo expuesto precedentemente, la Justicia Federal consideró que se encontraba acreditado, con el grado de probabilidad requerido y sin perjuicio de que nuevos elementos lo desvirtúen, que Tomás Roberto Cardozo era, junto a Micaela Jesús González, uno de los dueños del prostíbulo.

Por tales motivos, su rol en la organización se habría desarrollado en la etapa de acogida de las víctimas, la que tuvo lugar en el local del que él es propietario. A su vez, en ese mismo lugar se habría consumado la explotación de las mujeres víctimas y, de dicha explotación, el imputado habría sido, junto a su esposa, el principal beneficiario. Por todo lo dicho, la Justicia consideró procesarlo como coautor del delito de trata de personas para la explotación sexual.

Tomas Cardozo (con 37 asesinatos en su haber delictivo, segun su propio hijo), fue custodia personal del sindicalista metalúrgico Jose Rucci y, luego de su asesinato, continuo por muchos años cuidando a su sucesor, Naldo Brunelli.

Expresión máxima de la misoginia, donde los movimientos feministas y en lucha por la violencia y los derechos de la mujer, jamás metieron sus narices.

Nota relacionada

El Mundialito, fin de la impunidad

Comentarios:

Más noticias de Judicial: