sociedad »

Una parroquia de Santa Fe pide venerar a la Virgen del Rosario sin venir a San Nicolás

25 agosto 2021 - 09:40

En Cabaña Leiva hay una réplica exacta de la virgen a quien los devotos le piden salud: el miércoles 25, día de la fiesta patronal, se realizará una misa central. Tratan de evitar que por la crisis sanitaria, la feligresía local se movilice masivamente hasta esa ciudad de Buenos Aires.

La Parroquia San Nicolás de Bari, en el barrio Cabaña Leiva, se puso sobre sus hombros el cuidado social frente a la pandemia por el Covid-19, en una suerte de acto de «fe con responsabilidad». Ocurre que este miércoles 25 se celebra en San Nicolás de los Arroyos la fiesta patronal de Nuestra Señora del Rosario. Y como el evento convoca a miles y miles de fieles, sus referentes religiosos le piden a la feligresía santafesina que no viaje hasta esa ciudad de Buenos Aires, y que veneren a la virgen en su propio templo. Es para evitar movilizaciones masivas de personas en medio de la crisis sanitaria.

En el templo -ubicado en Lasalle esquina Grandoli- existe una réplica exacta de la milagrosa virgen de la que está en San Nicolás -tiene 1,70 metros y 97 centímetros de contorno-, un dato valioso que se conoce poco en la ciudad. Y no sólo eso: el día de la celebración habrá una misa central, servicio de santería, agua para el peregrino, y el cierre será con la tradicional imposición de manos, todo con los cuidados y protocolos que demanda la emergencia sanitaria. El aforo permitido es de hasta el 50% de capacidad ocupada. Las actividades se realizarán entre las 10 y las 19 horas.

«Este miércoles 25 abriremos todo el día la parroquia para que la gente pueda pasar a rezar un ratito y llevar sus intenciones (fotos, flores, etcétera). Nosotros pedimos que, en este contexto de pandemia, la gente no se movilice hasta San Nicolás de los Arroyos, justamente para evitar eventuales contagios», le dice a El Litoral el padre Luciano Quiroga, cura párroco de la Parroquia de Cabaña Leiva. 

La solicitud es pertinente teniendo en cuenta la creencia sobre Nuestra Señora del Rosario y el contexto actual de la celebración. Es que la virgen es considerada «la gran dadora intercesora de la salud de los enfermos». «Siempre donde está la virgen se reparten cintitas de color lila, con la significación de que ésta viene a traer la salud de cuerpo y alma a quienes la veneran», añade el religioso. De hecho, los peregrinos llevan fotos de sus afectos que tienen problemas de salud, para que la virgen le dé la sanación que esperan.

«Ella viene a interceder para darnos el don de la salud, tan importante en estos tiempos de pandemia. De ahí nuestro pedido a los fieles de la ciudad: que veneren aquí en nuestra parroquia a la Virgen sin movilizarse a San Nicolás. Y que recurran a ella con confianza, caminando seguros y siempre hacia adelante con la fuerza de Dios, que es ese plus que necesitamos para enfrentar la realidad que nos toca vivir», dice Quiroga.

Historia de milagros

En 1884 se inauguró la actual Basílica de San Nicolás de Bari (en San Nicolás de los Arroyos, provincia de Buenos Aires). Ese año fue fue donada una imagen de la Virgen del Rosario traída desde Roma.

El 25 de setiembre de 1983, en esa ciudad se comienza a asistir a un hecho de características particulares: una mujer llamada Gladys Quiroga de Motta, que solamente había podido cursar el cuarto grado y sin conocimientos teológicos ni bíblicos, manifestó ver y oír a la Santísima Virgen.

Más tarde descubrió que ésta se le apareció como la Virgen del Rosario, cuya imagen estaba relegada al campanario por su deterioro. La Virgen comienza a darle a la mujer mensajes, mayormente exhortativos, con citas bíblicas, llamando a la oración, a la conversión y a la consagración.

En Cabaña Leiva

En la parroquia de Cabaña Leiva se encuentra entronada una réplica exacta a la que está en la Basílica de San Nicolás. Llegó a la ciudad gracias a Rita Redigonda, una vecina que logro transformar una tragedia personal en devoción: la vida la golpeó duramente al perder en un accidente a su esposo, su cuñada y a sus dos hijas. La mujer siempre fue devota de María, pero este hecho la convirtió en una fiel servidora. Se ocupó de impulsar la creación de la Capilla San Nicolás de Bari, hoy declarada parroquia.

Fuente: El Litoral./Imagen replica de la Virgen del Rosario de San Nicolás.

Comentarios:

Más noticias de sociedad: