Judicial »

Un total de 260 kilos de cocaína por un valor estimado en 1.300.000 dólares fueron hallados en el campo.

21 mayo 2022 - 10:02

Se sospecha que la droga de máxima pureza vendría directamente desde Bolivia; arrojada desde avionetas en los descampados de la región para ser comercializada por la banda de “La Reina del Sur”, una mujer boliviana que en 2009 intentó ingresar a la Argentina con 24 kilos de cocaína.

Luego del hallazgo casual de 84 kilos de cocaína en campos molinenses, presuntamente arrojada desde el aire, la Justicia Federal ordenó a Gendarmería que rastrille la zona. Así, martes y miércoles, se desarrolló una exhaustiva exploración con numerosos vehículos, drones, helicópteros y canes. El resultado fue el secuestro de otra importante cantidad de estupefacientes.

Otros 175 kilos de cocaína de máxima pureza fueron hallados por Gendarmería entre martes y miércoles en la zona rural de J. B. Molina donde el domingo pasado personal policial secuestró 84 kilos del mismo material estupefaciente, todos presuntamente arrojados desde avionetas. En total son aproximadamente 260 kilos clorhidrato de cocaína, por un valor estimado en 1.300.000 dólares, una cantidad sin precedentes en nuestra zona y que revela la operatoria narco que desde hace tiempo utiliza los campos de la zona para arrojar desde el aire este tipo de cargamentos.

Tal como informó Diario EL SUR, el domingo, alrededor de las 17.30, el Destacamento 4º de General Gelly y la Comisaría 8ª de Molina, fueron alertados por personal del Comando Rural de Pergamino sobre un posible hallazgo de estupefacientes en jurisdicción de J. B. Molina. Los policías pergaminenses informaron que unas personas de esa ciudad, mientras cazaban en un campo de la zona (del lado santafesino) encontraron dos bultos, al patearlos para tratar de saber qué contenían, salió del interior un polvo blanquecino. Finalmente se estableció que se trataba para 82 panes de clorhidrato de cocaína de máxima pureza con un pesaje total de 84 kilos con 72 gramos.

A partir del hallazgo de los bultos con estupefacientes del domingo, es que la Justicia Federal tomó la investigación y ordenó a Gendarmería Nacional un intenso rastrillaje de la zona, situada en los alrededores del puente de hierro sobre el arroyo Del Medio que une J. B. Molina (Santa Fe) con Conesa (Bs. As.). Para ello se dispuso de casi un centenar de efectivos, entre ellos los miembros de la Sección Villa Constitución, los que se desplegaron con una veintena de vehículos además de motos enduro, helicópteros, drones y canes. También se sumó un laboratorio móvil para pericias de última generación.

Se hizo un exhaustivo trabajo de exploración por cuadrícula que arrojó resultados positivos. A escasa distancia del puente, el martes se encontraron dos bultos con 84 panes de cocaína con un peso total de 87 kilos y el miércoles se encontraron otros bultos con 68 kilos, sumando un total de 175 kilos secuestrados por Gendarmería. Con los poco más de 84 kilos que secuestró personal de la Unidad Regional VI, la sumatoria de estupefacientes hallados en la misma zona de J. B. Molina, alcanzó casi 260 kilos.

Causa previa

También se le podría sumar a estos hallazgos los 130 kilos de cocaína secuestrados en el mes de enero en la zona rural de Pergamino, en cercanías de la localidad de Rancagua, ya que estarían vinculados a la misma causa. Precisamente esa investigación la lleva adelante la Fiscalía Federal de San Nicolás, a cargo de Matías Di Lello y el juez federal de esa ciudad Carlos Villafuerte Ruzo, quien ordenó el operativo que desarrolló Gendarmería Nacional esta semana. Cabe destacar que Rancagua y J. B. Molina están separadas por poco más de 70 kilómetros.

La causa comenzó con la información que aportó la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de Pergamino sobre una serie de personas que serían de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que recorrían la localidad en búsqueda de sitios propicios para recoger bultos que serían arrojados desde el aire. A partir de este dato, la Fiscalía comenzó una investigación donde se pudo establecer la existencia de una banda que se dedicaba a la comercialización de cocaína y cuyas actividades se centraban en el barrio 1-11-14 de la Ciudad de Buenos Aires”, informó oportunamente el Ministerio Público Fiscal.

Investigación

Luego de la investigación desplegada por la Fiscalía -con la intervención del secretario Wenceslao Hernando Insúa- y después de diversas medidas de prueba que incluyeron intervenciones telefónicas, se identificó a una mujer que sería la encargada de hacer el contacto con las personas que ingresaban los estupefacientes desde Bolivia. También se pudo establecer los roles que ocupaban dentro de la banda los distintos integrantes.

La madrugada del 19 de enero de este año, personal de la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas de Pergamino fue parte de un operativo en las inmediaciones de un campo que había sido identificado como el lugar donde se descargaría el material. El procedimiento llevaba varios días pero por distintas cuestiones climáticas aún no se había concretado.

Cerca de las cinco de la mañana, se detectó en el campo una camioneta Amarok con cuatro hombres dentro, al mismo tiempo que se observó a la mujer investigada con otras dos personas a la vera de la autopista Pergamino-Buenos Aires. Una hora después, el personal de la Delegación observó una avioneta color oscura que, a alta velocidad, pasó unas cuatro veces sobre la zona y arrojó varios paquetes.

Tras esta situación, se detuvo a cuatro personas involucradas, mientras que otros tres hombres lograron escapar metiéndose dentro de un maizal. Además del secuestro de los 130 kilos de cocaína, se incautaron dos camionetas y teléfonos celulares. A raíz de este operativo, se llevaron adelante una serie de allanamientos en el barrio porteño de Flores: en uno de los domicilios se halló un recorte de tela similar al que fue secuestrado en el campo de Pergamino y que es utilizado para marcar los lugares en los cuales se van a arrojar los paquetes.

La Reina del Sur

Entre las personas detenidas en enero, se encuentra una mujer de nacionalidad boliviana, Marisol Saavedra Chungara, de 52 años de edad, vecina de la Villa 1.11.14 y apodada “La reina del Sur”, como la serie de Netflix. Es la persona sospechada de liderar la banda narco. Junto a ella fueron aprehendidos sus hijos Francisco, de 31 años y su hija Juliana, 19, y un hombre que oficiaba de chofer.

Hasta el inicio de la causa en San Nicolás Saavedra Chungara no estaba en los radares de nadie. Cuando los policías de narcotráfico de Pergamino (con los datos aportados por el informante) comenzaron a investigarla se encontraron con que sólo figuraba en la web un antecedente penal, y en Bolivia: en marzo del 2009 la mujer había sido detenida en su país tratando de pasar a Argentina con 24 kilos de cocaína escondidos en cajones de verduras”, informó en enero el diario Clarín.

Fuente: Diario El Sur, Villa Constitución.

Comentarios:

Más noticias de Judicial:





Puerto
deshopping
tendencia
mily