sociedad »

Remises truchos, mujeres en peligro

9 febrero 2018 - 13:05

Una mujer subió a un remís trucho y sintió miedo por su integridad física

Una lectora escribió a Prensa Libre SN, contando acerca de la experiencia que lo tocó vivir días anteriores. La mujer esperaba el colectivo a la altura de barrio California. En esa situación, paró un auto con oblea habilitante de remís, el conductor, le dijo a la mujer que la llevaba hasta el centro por $10, que era lo que cobraba por ser “compartido”. Le pidió a la pasajera que se siente adelante, en el lugar del acompañante, ya que iba a ir subiendo a más gente por el camino.

En algunas paradas de colectivo, el conductor,  intentó que suban más personas, a todos ofreciéndoles el mismo trato, “Al centro por $10”.

La pasajera, sin saber explicar los motivos, a mitad del viaje, comenzó a sentir “miedo”, por lo cual, llamó a su pareja, llevaba consigo el teléfono sin cortar la comunicación y charlaba sobre qué lugar iban transitando ella y el “remisero”.

Momentos más tarde, ya sobre Avenida Savio, la mujer le pidió al hombre poder bajar, aprovechando la presencia de más gente, el chofer le permitió descender del vehículo sin inconvenientes. Solo que ella, a pesar de no haber pasado nada, sintió miedo todo el tiempo.

Momentos después de haber descendido del “remís”, la señora llamó a la agencia a la que, supuestamente, pertenecía dicho vehículo y desde allí le dijeron que están circulando varios autos “truchos” con obleas apócrifas de su empresa, pero qué al no poder ella dar precisiones sobre el vehículo, no pueden ayudarla a saber si era o no de su flota.

Lo que la mujer recuerda es que era un Corsa de color blanco con cola, sin vidrios polarizados y que el chófer dijo llamarse Juan, en la agencia en cuestión le dijeron que dentro del grupo de conductores, no hay ningún Juan.

La señora, no quiere dar a conocer a los datos de la empresa, ya que considera que no tiene nada que ver en el episodio, solamente desea advertir a la ciudadanía, especialmente a mujeres, sobre la fea experiencia que le tocó atravesar y sobre el miedo que le tocó sentir. Ruega al resto de las mujeres, solo tomar un remís en la agencia o si lo llamaron previamente por teléfono.

Por otra parte, las autoridades siempre recomiendan solamente subir a un remís si es previamente llamado a domicilio o si es tomado en una agencia habilitada. Para abordar en la calle, están los taxis, fácilmente identificables a la vista de cualquier pasajero o pasajera.

 

Comentarios:

Más noticias de sociedad: