sociedad »

Policías arreglaron una puerta tras allanar en la casa equivocada.

28 julio 2020 - 15:58

Fueron a buscar una moto robada a una casa que no era; la investigación policial, la fiscalía en turno y el Juzgado de Garantías interviniente, fallaron.

Eran las 6.30 horas del viernes 24 de julio, Sofia y sus tres hijos de 11, 12 y 16 años dormían, el padre de familia hacía poco más de una hora que se había ido a trabajar a cumplir con el turno mañana de Siderar.

La vecina de calle Koch entre el 0 y 50, Bº Santa Teresita, se despertó con un fuerte golpe en la puerta, era la Policía, precisamente de la Comisaría Tercera y Local. Cuando se dirigió hacia el comedor, los efectivos ya estaban en el interior de su casa y “la puerta del frente estaba toda rota”, denuncia la mujer.


Consultá por las PROMOS 2×1 en Reflejos y Alisados.


“Me dijeron que buscaban una moto robada, les dije que nosotros no tenemos moto. Mientras tanto le apuntaban a mi nene (el de 16)”, denuncia Sofía y agrega, “Cuando me empezaron a leer el papel que traían”, haciendo referencia a la orden de allanamiento, “me dijeron el apellido de un vecino mío y les dije que estaban equivocados, que esa no era la casa, que ese apellido es a tres casas de la mía”.

La denunciante en dialogo con Prensa Libre SN contó que “buscaron así por arriba, no me revolvieron mucho, porque supuestamente buscaban una moto que nunca tuvimos, ni siquiera mi familia tiene moto” y siguió “cuando se dieron cuenta de que era un error, igualmente no me dejaron usar el teléfono, no podía avisar a nadie de lo que me estaba pasando” y agregó “dos policías se quedaron a arreglarme un poco la puerta que me rompieron. Fijate que hasta me rompieron el vidrio”, mostrando las fotos que pudo tomar con su teléfono celular cuando los dos efectivos que “se quedaron a reparar los daños” se fueron de la casa.



La denunciante contó a Prensa Libre SN, que ni bien se fue la Policía el vecino que vive frente a su casa “me preguntó si nos habían entrado a  robar, porque jamás se imaginó que me estaban allanando, porque nos conoce”.

“Me acuerdo que había una mujer de apellido Acevedo”, dijo la señora cuando se le consultó si se recuerda algunos de los apellidos de los efectivos y agregó “la verdad que no me acuerdo qué fiscal ni juez me dijeron”, cuando se le consultó si sabía quién libró la orden de cateo a su casa. “No sé qué trabajo de investigación hacen, a mis hijos le hicieron pasar un momento horrible, ahora tienen miedo, el más chico tiene pesadillas y se despierta a la noche”.



La señora (33) y su marido (38), decidieron contratar al Dr. Marcelo Dileo para iniciar las acciones legales que correspondan por el hecho. “Como disculpas me arreglaron un poco la puerta y me pegaron un poco el vidrio. Ahora hay que cuidarse de los delincuentes y de la Policía”, concluyó la mujer. El letrado patrocinante prefirió no brindar declaraciones hasta no reunirse con sus clientes y solo confirmó que el fiscal interviniente es el Dr. Patricio Múgica Díaz.

Prensa Libre SN consultó a la Policía interviniente  en este hecho una vez que tomó conocimiento, se llamó a la jefa a cargo de la Comisaría Tercera, Sub Comisario María José Acevedo, quién expresó “Nosotros no estamos autorizados a hablar con los medios, de eso se encarga mi jefe directo”, el Crio Ayala, jefe a cargo de la Policía en San Nicolás. En dialogo con el Crío Jorge Ayala, Prensa Libre SN no obtuvo mayores precisiones, debido a que él desconoce “como se llegó a allanar ahí”. El máximo Jefe de la Policía de San Nicolás expresó que tiene conocimiento que “entre jueves y viernes se llevaron a cabo varios allanamientos en jurisdicción de la Comisaría Tercera, pero desconozco cómo se llegó a allanar ahí”.



A lo que el Crío. Ayala se refería con esto es que no sabe cómo fueron las tareas previas de inteligencia policial/judicial para llegar a concretar el cateo en un domicilio erróneo y se comprometió a indagar en la situación. El jefe policial agregó que hay varias formas de concretar y/o pedir un allanamiento, “en el caso de una persecución no se necesita el aval de la justicia. Otra, si se toma conocimiento a través del denunciante de que el elemento robado está en un domicilio preciso, se investiga y se pide, después la Justicia lo avala o no”, por último el comisario explicó que la tercera manera es cuando “inteligencia lleva a cabo una investigación y para concretar el allanamiento necesitamos del aval judicial”, lo cual es cierto.

En este caso particular se debieron seguir pasos básicos que, por lo denunciado, no fueron respetados. Primeramente, una investigación policial previa para determinar en dónde estaba la moto buscada o si el dato recibido sobre la ubicación del rodado era cierto. En segundo lugar, que la Policía lleve lo recogido al fiscal interviniente y que éste lo convalide o no. En caso de avalar y confiar en el trabajo policial, como en la situación puntual que se menciona, el fiscal solicita la orden de cateo al Juez de Garantías en turno y este, la otorga o no. Por lo que los que fallaron fueron tres: Policía, Fiscal y Juez de Garantías.

 

Comentarios:

Más noticias de sociedad: