Cultura »

Los santos del día.

24 febrero 2021 - 09:29

Hoy se conmemora a San Modesto y a San Sergio.

San Modesto

El Santo experimentó lo que es el Calvario que conduce a la alegría de la Pascua

La Cuaresma es el trayecto hacia la Gloria que no puede entenderse si antes no para en el Calvario, lugar obligatorio para alcanzar la Gloria que un día se nos descubrirá. Hoy es la conmemoración de San Modesto, quien experimentó lo que es el Calvario que conduce a la alegría de la Pascua. Obispo de Tréveris a lo largo del siglo V, se encuentra con una delicada situación en la que su pueblo está invadido por los reyes francos. Todo esto repercute en una sociedad desecha, donde la gente sufre multitud de calamidades.

El santoral de hoy, miércoles 24 de febrero

No faltan contiendas y epidemias, en un ambiente alejado de Dios, y en el que Modesto ha de llevar la semilla del Reino de los Cielos. Como destaca el Papa Francisco hay muchas pandemias unidas a la que nos azota donde es necesario ponerse fuerte y luchar con el Señor para erradicarlas de nuestra vida y la de todos los hombres. Una situación que afecta a los propios cristianos que carecen de una buena formación espiritual y humana, entregándose a todo tipo de vicios.

Pero cuando los hombres prueban su propia medicina se hunden en la mayor de las miserias. A pesar de que cunde el desánimo, el Prelado se refugia en la oración y la penitencia, encontrando la fortaleza necesaria para abrirse camino en medio de la maleza, en un ambiente donde la Cuaresma parece prolongarse más allá de su periodo establecido.

Su espíritu de bondad va calando poco a poco en la gente, que se empieza a sentir tocada por el santo Pastor. De esta forma, se gana el afecto de la gente, que le invitan a visitar sus casas lo cual será para ellos todo un honor. Es el inicio de un proceso de conversión de cuantos le rodean. Incluso al final sentirán la necesidad de Dios que les da Modesto. Muere en el año 486.

San Sergio de Capadocia: la tentación de la ‘fuga mundi’

Apartarse del mundo era visto como una necesidad para poder conseguir el aislamiento,  que permitiera  mantener al espíritu  en presencia constante  con Dios.

Sergio de Capadocia (Turquía) también llamado Sergio de Cesarea vivió en el siglo III, desempeñando el honroso  cargo de magistrado romano  en la ciudad de Cesarea de Capadocia. Durante  todo este tiempo,  es de suponer que viviera desahogadamente entregado a sus quehaceres burocráticos, sin otras metas religiosas que las enmarcadas en el paganismo, que por aquel entonces se vivía en el imperio romano; pero Dios se tenía un as guardado en la manga, reservado para el honorable magistrado. Un día, le toco el corazón. Sergio sintió la llamada de Dios y ahí se acabó todo, mejor dicho comenzaría una vida  nueva, como si este hombre volviera a nacer.

Convertido al cristianismo  quiso  ser consecuente consigo mismo, tomándose muy en serio su firme decisión. No se anduvo por las ramas y una vez que estuvo informado del lugar donde se podía vivir una vida entregada por entero a Jesucristo, allá que se fue. Después de pasar un tiempo en comunidad y a pesar del buen trato que los monjes le dispensaron, sus ansias de unión con Dios le seguían pidiendo  más.

En aquellos tiempos en que vivió Sergio, la tentación de la “fuga mundi” resultaba ser para los espíritus inquietos e insatisfechos una tentación irresistible. Apartarse del mundo era visto como una necesidad para poder conseguir el aislamiento,  que permitiera  mantener al espíritu   en presencia constante   con Dios. En este retraimiento  eremítico vivió durante un tiempo en un constante ejercicio de piedad, hasta que según nos cuenta una “Passio latina”, llegó la fecha en que habían de tener lugar las celebraciones anuales en honor a Jupiter, siendo emperador de Roma Diocleciano y su gobernador de Armenia y Capadocia  Sapricio, quien ordenó que fueran convocados todos los cristianos ante el templo para que se unieran a los  rituales. Tal como había sido ordenado allí comparecieron  una multitud de cristianos, entre ellos, un anciano famélico y demacrado, en cuyo rostro se podían ver las huellas  que había ido dejando una vida  hecha de ayunos, insomnios y toda  clase de privaciones, era Sergio.

San Sergio de Capadocia

Estando ya todo preparado para el comienzo de la solemne celebración, sucedió algo  sorprendente; el fuego preparado para el sacrificio fue consumiéndose hasta que se apagó del todo, sin que nadie pudiera dar explicación de lo que había pasado. Lo cierto es que ante este acontecimiento inesperado, Sapricio se enojó mucho y de ello se culpó a los cristianos;  fue entonces cuando Sergio se dirigió al gobernador para decirle  que esto había sido una intervención providencial del único y verdadero Dios que adoran los cristianos. Lo que faltaba,  dichas palabras colmaron el vaso que ya estaba a rebosar y de inmediato Sergio fue arrestado, condenándole a  ser decapitado, siendo ejecutada la sentencia un  el 24 de febrero del año 304.  Un grupo de cristianos  se encargaron de recoger el cuerpo del mártir y lo enterraron en la casa de una piadosa mujer.

Reflexión desde el contexto actual

“El martirio y los mártires son cosas de otro tiempo”. Deplorable error. El martirio sigue y seguirá siendo el máximo testimonio de fe y por si alguien no lo sabe, en nuestro mundo  actual continua habiendo una legión de mártires anónimos, que se cuenta por centenares;  más aún esto del martirio sigue siendo tan actual que todo cristiano responsable debiera estar preparado para el martirio, porque aunque sea de forma incruenta éste puede llegar en cualquier momento.

Comentarios:

Más noticias de Cultura: