Judicial »

Empleado de ARBA y cabecilla de una organización criminal.

19 noviembre 2021 - 07:55

El Pato Cordisco, Don Pablo y El Chori detenidos y acusados de Estafas, Piratería (Robo agravado de mercadería en tránsito, robo agravado, asociación ilícita), tenencia de armas, falsedad documental, amenazas agravadas y comercialización de estupefacientes.

Este jueves personal de la Delegación Departamental del Trafico de Drogas Ilícitas San Nicolás, en horas de la madrugada comenzó a realizar en forma simultánea la cantidad de 27 allanamientos emanados por Juzgados de Garantías Nº 1 a cargo del Dr. Román Parodi, Juzgado de Garantías Nº 2 a cargo del Dr. Ricardo Prati y del Juzgado de Garantías Nº 3 a cargo de la Dra. María Eugenia Maiztegui, en diferentes Investigaciones Penales Preparatorias instruidas por las Unidades Funcionales de Instrucciones nro. 3, 4, 6, 11, 12 y 14, todos del Departamento Judicial San Nicolás.

La investigación penal:

El pasado 5 de Agosto de 2020 la Delegación Departamental de Investigaciones del Trafico de Drogas Ilícitas San Nicolás, tomó conocimiento mediante tareas de campo sobre un masculino apodado “El Pato” de la ciudad de San Nicolás que estaría incurriendo en el delito estipulado en la Ley 23.737 (drogas) por consiguiente y de acuerdo a la información recabada por el personal policial, se elevó un informe al titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 14 a cargo del Dr. Patricio Múgica Díaz, perteneciente al Departamento Judicial San Nicolás, quien al tomar conocimiento inicia con el informe elevado por la Departamental de Drogas una Investigación Penal Preparatoria.

En la investigación se logró establecer que “El Pato”, como se lo conoce popularmente a Rubén Iván Cordisco (empleado de ARBA San Nicolás), era visitado en su domicilio particular de calle Rondeau entre Mitre y Nación, por reconocidos delincuentes con frondosos antecedentes penales, así como también solía mantener contacto telefónico con ellos.

Los cruces de llamadas que se desprendieron de la intervención del teléfono de “El Pato” Cordisco abrieron un abanico de entramados delictivos más grande de los que los investigadores sospechaban. En las mismas se pudieron oír aprietes a personas a  las cuales se les había prestado dinero en pesos para que salven sus negocios afectados por la pandemia, teniendo los deudores la obligación de devolver el préstamo en dólares al precio blue del momento. Condición que en medio de la pandemia y con la caída de las ventas resultó para muchos imposibles.

Como Cordisco vendía las deudas a otros sujetos, estos llegaban a los comercios a realizar aprietes a sus propietarios con dos fines, que paguen o que entreguen el negocio.

Entramado delictivo

En el transcurso de las escuchas a “El Pato” se descubrieron otros protagonistas delictivos por lo que se intervinieron 17 líneas telefónicas, que al momento del cierre de la investigación requirieron de 59.675 horas de escuchas en las que pudieron oír un sinfín de delitos cometidos: Estafas, Piratería (Robo agravado de mercadería en tránsito, robo agravado, asociación ilícita), tenencia de armas, falsedad documental, amenazas agravadas, comercialización de estupefacientes, todos esos ilícitos perpetrados por Cordisco y sus socios delictivos.

Entre los ilícitos que habrían cometido Cordisco y su banda se pueden enumerar la adquisición de viviendas y terrenos de personas fallecidas de vieja data, a las que mediante la utilización de presta firmas realizaban varios boletas de compra / venta apócrifos, que pasaban de personas a personas y una vez confeccionada toda la documental se quedaban con las propiedades listas para escriturar, tanto Cordisco como sus secuaces. Dichos bienes luego eran vendidos a un valor menor del mercado y ese dinero era utilizado para comprar terrenos con papeles originales o vehículos y así lavaban el dinero adquirido sin despertar ningún tipo de alarma.

Es valido destacar que en el transcurso de la venta de la vivienda, estas no quedaban solas, sino que “El Pato” dejaba personas de la misma banda viviendo en las msimas, a los fines de evitar una posible usurpación, acordado con estas personas que al momento de efectuarse la venta debían retirarse sin ningún tipo de problema recibiendo a cambio un cierto porcentaje de dinero por cuidar el lugar.

Constatada la anterior maniobra de hacerse de viviendas y terrenos, también surgen de las escuchas realizadas por los investigadores otros delitos perpetrados por la banda criminal en distintas jurisdicciones, no solo San Nicolás, sino que también se suman Ramallo, San Pedro, Baradero, Arrecifes, Capitán Sarmiento, como así también en otras ciudades el robo de mercadería en tránsito, o entrega de mercadería por los propios choferes de los camiones, la cual luego era depositada en galpones ubicados a la vera de la Ruta provincial 1001, en el partido de San Pedro, ocupándose de conseguir esos lugares un sujeto identificado como Pablo Salomón, alias “Fantasma, Atrevido o Don Pablo”.

Salomón es vecino de San Pedro y mantenía una relación fluida con Cordisco, al menos así se los escuchó en las intervenciones telefónicas de las que se desprendió, además, que “Don Pablo” era el encargado de conseguir el depósito de la mercadería sustraída o entregada, como así también de aportar datos de personas que se desplazaban con dinero, o poseían dinero en sus domicilios por transacciones comerciales realizadas. La pantalla de “El fantasma” era la imagen de un comerciante del rubro de la carne, lo que le permitía entrar en confianza con sus futuras víctimas para nutrirse de la información que necesitaba para trasladársela a Cordisco y este último a la banda delictual.

Una vez informados los delincuentes se trasladaban a la ciudad de San Pedro, realizaban la operatoria días antes, observando los movimientos de sus futuras víctimas y estudiando rutas de escape, lugar de poca afluencia de transito y de personas, cometiendo el ilícito como un grupo comando. Atemorizando por su despliegue profesional a las víctimas, haciéndose de dinero que luego era repartido en los integrantes que participaron del mismo. Vale mencionar que el grupo comando era conformado por diferentes personas que se elegían según la complejidad del asalto a perpetrar. Asimismo en las desgrabaciones surge que Cordisco y Salomón se dedicaban a toda actividad ilícita que les dejara ganancia de dinero fácil. Manifestando en forma clara el movimiento de lotes de marihuana de la ciudad de San Nicolás a la ciudad de San Pedro, refiriendo ser de muy buena calidad.

La organización estaba muy aceitada: El Pato Cordisco era el encargado de reunir la información y de distribuir el dinero recaudado en cada ilícito. Pablo Salomón se encargaba de buscar futuras víctimas, localizar algún predio para depositar la mercadería robada o de buscar compradores de droga en gran cantidad. Otro sujeto de nombre Diego Martín Acosta alias “El Chori”, se encargaba de buscar a los ampones correctos para cada ilícito.

Allanamientos

Con fecha 18 de noviembre y teniendo ya acumuladas las pruebas de los delitos de esta Organización criminal y al constatarse que la existencia de varios de ellos se habrían producido en diferentes turnos de distintos fiscales, el titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 14, Dr. Patricio Múgica Díaz, con los titulares de otras Fiscalías del Departamento Judicial de San Nicolás, agrupan las pruebas reunidas por los investigadores de la presente IPP, y solicitan a los Juzgados de Garantías 1, 2 y 3, las diligencias de órdenes de allanamiento, autorizando a personal de la Delegación Departamental de Investigaciones del Trafico de Drogas Ilícitas San Nicolás, a realizar la cantidad de 27 allanamientos, 25 en la ciudad de San Nicolás, un allanamiento en la ciudad de San Pedro y un allanamiento en la ciudad de San Martin, a los fines de detener a los cabecillas de la banda criminal.

Con el fin de realizar las diligencias en forma simultánea se solicitó un total de 100 efectivos policiales pertenecientes a la Superintendencia de Investigaciones del Trafico de Drogas Ilícitas, especialistas en materia de estupefacientes y con profesionalismo de lidiar con bandas de narcotraficantes en la provincia de Buenos Aires; Grupos en la especialidad de irrumpir pertenecientes a la Superintendencia de Operaciones Especiales, siendo cada grupo operativo acompañado por instructores judiciales, personal de Policía Judicial y personal de la Oficina de Cibercrimen, que llevaron a cabo los cateos.

Quedaron detenidos: Rubén Iván Cordisco alias “El Pato”; Diego Martin Acosta alias “El Chori” y Pablo Salomón alias “Fantasma”, “Atrevido” o “Don Pablo”. Secuestrándose: un revolver calibre 38 largo, un revolver calibre 32 corto, una pistola 9 mm, una pistola calibre 22, cheques de diferentes entidades bancarias de terceros, 11 teléfonos que serán sometidos a pericia, dos Handy, una escopeta 16 doble caño, una carabina 22, un pistolón 410, un DVR, CPU, notebook, 2 balanzas, motor fuera de borda marca Mercury 40 HP, cogollos de marihuana desmenuzada lista para la venta y documentación varia necesaria para la investigación.

Si bien la presente investigación se inició en la UFI a cargo del Dr. Patricio Mugica Díaz, luego se sumaron más fiscalías del Departamento Judicial para poder investigar un sinfín de delitos cometidos en la ciudad y la zona.

Nota relacionada:

Comentarios:

Más noticias de Judicial: