Policiales »

Crímenes en casamiento Narco: Los prófugos y sus vínculos con San Nicolás.

6 febrero 2022 - 12:44

Una de las personas buscadas para declarar es “La Diabla”, sospechada de proveer droga a nuestra ciudad, lugar propicio para esconderse.

Días pasados los crímenes de la pareja y su pequeña hijita de un año en el country “Campos de Ibarlucea”, a 12 km de Rosario, conmovieron al país; el sello mafioso se marcó con fuerza debido al asesinato de la pequeña que pagó con su vida haber sido hija “de”. No hace falta contar mucho más de lo que ya salió en todos los medios nacionales acerca de los asesinatos de Iván Maximiliano Giménez, su novia Érica Vanesa Romero y su hija Elena a la salida del “casamiento narco”.

Un informe de Rosario Plus cuenta más acerca de la vida de la “novia narco” y la de sus hermanas; menciona sus vínculos con San Nicolás y hace reflotar la sospecha de que podrían estar escondiéndose acá:

Brisa, Brenda y «La Diabla»: la historia de tres hermanas que la boda narco sacó a la luz

Una de ellas, que se dedica al trap y tiene fotos con L Gante y Zaramay, compartió imágenes del evento en Instagram. La otra, de fuerte parecido en su rostro, es buscada por la Justicia Federal en causa por venta de drogas. Las dos estuvieron en el casamiento de su tercera hermana, la que debía cumplir prisión domiciliaria por el mismo delito.

Brisa, Brenda Daiana Micaela son hermanas. Cuando el viernes 28 de enero se preparaban para el casamiento de una de ellas, seguro que ninguna sospechaba lo que iba a pasar horas después. Sin embargo, el increíble ataque sicario en la puerta del salón en el que se hizo la fiesta, con más de veinte disparos desde una Amarok contra un Audi TT en el que salía del salón en Ibarlucea una de las parejas con su pequeña bebé de un año, alteraron los planes. Y ahora, mientras avanza la investigación por el triple crimen, las hermanas Leguizamón se encuentran a sí mismas en las pantallas de televisión de todo el país.

Brisa era quien se casaba y había sido procesada hace más de dos años por integrar la banda de Olga «Tata» Medina, que maneja la venta de drogas en la zona de barrio Cristalería. Madre de dos niñas pequeñas, esta integrante de la familia Leguizamón Ferreyra tiene su domicilio en Rueda al 200, en Tablada. Y allí debía estar el pasado viernes cumpliendo arresto domiciliario, como beneficio extraordinario por estar a cargo de sus hijas. Sin embargo, se sabe, pudo casarse por iglesia en una parroquia de San Martín al 3.300 con Esteban «Pinky» Rocha, involucrado también en la misma causa por drogas y luego organizar una fiesta en el glamoroso salón «Campos de Ibarlucea». Al lugar, los novios llegaron en un Porsche Cayenne color gris y en el evento hubo unas 150 personas.

Las pesquisas deberán recorrer la lista de invitados, aunque se sospecha que varios de ellos utilizaron nombres falsos para ingresar a la fiesta, porque varios tenían causas pendientes en la Justicia. Entre los presentes había familiares de «Guille» Cantero, que inclusive tuvieron a su cargo la organización del Candy Bar, según revelaría más tarde el Fiscal Avila.

En la fiesta había jugadores del negocio narco, como la pareja que fue asesinada: Iván Giménez, apodado «Maxi Rey», y su compañera Erica Romero venían siendo investigados por la Justicia Federal. Según la explicación del fiscal, ambos pertenecían a uno de los grupos vinculados al narcotráfico en la ciudad y estaban en el denominado «cuarto escalón» de la estructura, lugar reservado para los que mueven droga en grandes cantidades.

La hipótesis de trabajo de los investigadores es que el muchacho asesinado estaba en el casamiento por una vinculación con Los Monos que no venía de vieja data: había entrado al negocio jugando para Alvarado, la banda contraria, pero un envío con 250 kilos de marihuana que se «le perdió» en el río en 2020, implicó para él pedirle protección a los Cantero. Que duró hasta la trágica madrugada en Ibarlucea.

Tras el triple crimen, la Justicia Federal decidió revocar el arresto domiciliario de Brisa, pero Gendarmería no la encontró en su casa y ella tampoco se entregó. Su abogado, Martín Frassi, le dijo a Sí 98.9 en la mañana del martes 2 de febrero que su defendida no se va a presentar ante la Justicia «hasta que la Cámara Federal de Casación Penal no deje firme la orden de captura». Además, brindó un dato hasta el momento no conocido sobre la escena del final del casamiento: Brisa estuvo entre las personas que asistió a la familia acribillada y su vestido de bodas se manchó con sangre cuando auxilió a la bebita de un año que estaba en el Audi.

Como dato casi de color, puede agregarse un adelanto que dio el abogado de Brisa: el próximo 14 de febrero, en el «Día de los Enamorados», ella y su flamante marido deben comparecer ante un Tribunal Oral Federal. Ese día está previsto el juicio por la causa en la que los investigan por tráfico de drogas.  

Entre las personas que estaban en la fiesta y tenían antecedentes vinculados al narcotráfico, también estaba Daiana Micaela, otra de las Leguizamón. Su nombre aparece en el mismo expediente en el que figuran los protagonistas de la ya célebre boda: Brisa y Esteban «Pinky» Rocha. A ambas hermanas se las condenó por «integrar una organización dedicada al traslado, acopio, fraccionamiento y comercialización de estupefacientes cuya principal zona de influencia es el Barrio La Cerámica de la ciudad de Rosario que funcionaría al menos desde el mes de abril de 2016 y en la cual distintas personas cumplen roles asignados», plantea el escrito judicial.

A la pareja de Brisa y «Pinky» se le adjudicó tener un punto de venta en Rueda al 200, donde ambos vivían. Mientras que a Daiana Micaela la Justicia condenó «por el hecho de haber comercializado, fraccionado, y/o acopiado sustancias ilícitas en su domicilio«. Y el día del casamiento, tenía pedido de captura activo. Fuentes de la investigación señalan que además está vinculada al tráfico de drogas en la ciudad de San Nicolás y que en la calle se la conoce por el seudónimo de «La Diabla».

Otra de las hermanas es Brenda. Ella fue quien subió imágenes y videos del casamiento a las redes, que se viralizaron en las últimas horas, con una confusión: diversos medios periodísticos señalaron que ella era «La Diabla» y la referenciaron con un vistoso vestido amarillo.

«No saben de dónde agarrarse. Por qué conmigo, con mis videos, qué mierda les pasa. Hago videos, canto, jodo, los que me conocen saben que soy así», publicó en su cuenta de Instagram tras la difusión de las imágenes del casamiento que la ubicaban como «La Diabla». Según revelaron los investigadores de la causa a última hora, el error en los medios surgió por el parecido entre Brenda con su hermana Daiana Micaela. «Deben ser mellizas», sugirió una fuente. Sin embargo, este medio pudo confirmar que una nació en 1993 y la otra en 1997. 

En la cuenta de Instagram de Brenda, que tiene libre acceso, aparecen en varias imágenes junto a los cantantes Zaramay y L-Gante. También algún recuerdo de ella misma como aspirante al reality «La Voz Argentina», en 2019. Además de un video por el que seguramente deberán dar explicaciones las autoridades de Newell’s: grabado de noche el último 17 de diciembre dentro del estadio del Parque, cuando con el cantante de trap Perro Primo y acompañados por integrantes de la barra leprosa, ingresan hasta la cancha. Ese día no había partido.

De los datos que los investigadores manejan por estas horas, no surge que Brenda esté vinculada a las causas en las que figuran sus hermanas. Su nombre aparece -aunque también de modo muy confuso- en un expediente abierto en el Centro Territorial de Denuncias. El 20 de diciembre de 2019, una joven declaró allí que tenía temor de ser asesinada junto a su novio. En la denuncia, argumentaba haber sido baleada por alguien de nombre de apellido Leguizamón cuyo nombre era «Brenda o Daiana Micaela» y sindicaba a quien marcaba como la atacante, como la exnovia de su compañero. Los balazos fueron en la vereda del boliche tipo after que funcionaba en Pellegrini y Maipú, donde se había dado otra balacera en mayo del mismo año, con un herido. Sin embargo, de este incidente que registra el CTD no aparecen oficialmente más datos.

Un último elemento que reapareció sobre Brenda fue una publicación suya en Facebook del 23 de diciembre de 2020. En esa imagen estaba junto al «Colo» Nina, un joven que pocas horas antes había aparecido descuartizado en un volquete en la zona del Saladillo. En el texto, le dedicaba un mensaje personal saludando a su amigo.

A la investigación por aquel doble crimen -además habían matado a un amigo de Nina, ambos integrantes de la barra de Newell’s- la lleva el fiscal Saldutti. Entre las hipótesis de los asesinatos, se mencionó la posibilidad de una interna entre facciones leprosas o bien una venganza sicaria de «Los Gorditos», la banda controlada desde la cárcel de Marcos Paz por un joven de nombre Brandon Bay, imputado por varios homicidios. 

Prensa Libre SN consultó fuentes policiales para saber si, efectivamente, “La Diabla” podría estar en la ciudad, a lo que nos respondieron que no se descarta ya que Daiana Micaela “tiene familiares” en la San Nicolás. Obviamente, no se descarta que la joven haya cambiado notablemente su aspecto para confundir a quienes la están buscando.

Comentarios:

Más noticias de Policiales:






Puerto
Beauty Rent
deshopping