Opinión »

Ciudad de escudos y bastones largos

19 diciembre 2021 - 22:34

Con la luz verde de la Provincia y de Berni, Manuel Passaglia, sustenta su poder político en el miedo y pone distancia en la relación Ciudadanos- Ejecutivo.

Mucho control de la Infantería en las puertas del Municipio toda la semana. Se empieza a vislumbrar un estado municipal que sostiene su plan de gobierno con los azules escudos y los bastones de la unidad de choque de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Con la luz verde de la Provincia y de Berni, Manuel Passaglia, sustenta su poder político en el miedo y pone distancia en la relación Ciudadanos- Ejecutivo.

La Infantería es el arma organizada, equipada e instruida para:

Participar en la batalla, integrando las grandes unidades con sus organizaciones, mediante la ejecución de operaciones tácticas terrestres con alto grado de movilidad y rapidez.

Rechazar, desgastar o destruir el ataque enemigo mediante el fuego, el combate cuerpo a cuerpo y el contraataque.

Los grandes enemigos de la Infantería Nicoleña son trabajadores municipales a los que les deben tres meses de sueldo por capricho del Intendente y mantener la integridad del palacio Municipal y el Concejo Deliberante de pescadores y de periodistas a los que dispersan (sin éxito) para que no hagan preguntas insidiosas a Ponce y que no puedan observar las sesiones presenciales. Todos sabemos de la letalidad de los pescadores y los periodistas que representan un enemigo (ENO) que merece cuidado y al que no se le debe ceder ni un solo metro. Y en especial, el impedimento al reclamo o al derecho de huelga por parte de las unidades de “elite” de los gremios u organizaciones sociales que armados de mortíferos carteles y temibles pancartas se posicionan desde lugares fortificados para lanzarse al ataque final.

Lema de la Infantería:

Municipalidad y Pizzas o Muerte.

Ahora que pasaron veinte años no se olviden del retrogrado extorsionador, portavoz de la Policía, que desde los micrófonos de aquellos días arengaba que se venían los saqueadores de Rosario. Y, se “olvidaba” de mencionar todos estos muertos:

Asesinados entre el 19 y el 20 de diciembre de 2001.

Graciela Acosta (35); Carlos «Petete» Almirón (24); Ricardo Álvarez Villalba (23); Ramón Alberto Arapi (22); Rubén Aredes (24); Elvira Avaca (46); Diego Ávila (24); Gustavo Ariel Benedetto (30); Walter Campos (17); Jorge Cárdenas (52); Juan Delgado (28); Víctor Ariel Enríquez (21); Luis Alberto Fernández (27); Sergio Miguel Ferreira (20); Julio Hernán Flores (15); Yanina García (18); Roberto Agustín Gramajo(19); Pablo Marcelo Guías (23); Romina Iturain (15); Diego Lamagna (26); Cristian Legembre (20); Claudio «Pocho» Lepratti (35); Alberto Márquez (57); David Ernesto Moreno (13); Miguel Pacini (15); Rosa Eloísa Paniagua (13); Sergio Pedernera (16); Rubén Pereyra (20); Damián Vicente Ramírez (14); Sandra Ríos (s/d); Gastón Marcelo Riva (30); José Daniel Rodríguez (s/d); Mariela Rosales (28); Ariel Maximiliano Salas (30); Carlos Manuel Spinelli (25); Juan Alberto Torres (21); José Vega (19), y Ricardo Villalba (16).

Para pensar…

Manolito no venís del mundo de las ideas y el pensamiento, pero tenés que empezar a creer que no sabes todo. Ya que estás tan bravo con la Infantería paso a explicarte para que lo tengas presente:

José Giavedoni, docente de la Escuela de Ciencias Políticas de la UNR e integrante del Pegues Cige (Centro de Investigación en Gubernamentalidad y Estado) entiende que “la cuestión del miedo es fundamental a la hora de pensar el orden político. Es imposible pensar la política de los últimos 40, 50 años sin tener en cuenta el elemento del miedo”. Para el investigador del Conicet, el miedo determina modos y formas de socialización y reacción social: “Cuando el miedo empieza a ser operativo, nos empieza a condicionar en cómo nos comportamos y ese condicionamiento se transmite, se contagia: cuando empieza a reprimirse, cuando uno deja de decir en ciertos ámbitos. Ese efecto de posesión del poder se visualiza a partir del miedo al castigo, a la espada pública”. El politólogo sostiene que la porosidad del miedo generado en los campos de concentración de la dictadura derramó y afectaron en toda la sociedad argentina, y configuraron nuevas formas de relacionarse: “En el estallido del 2001, lo que sucede es que ese miedo muta. La sociedad reacciona desobedeciendo la amenaza del Poder Ejecutivo” y el miedo “a la fuerza pública desaparece.”

Fuente: elciudadanoweb.com

Los tejes y manejes de la INJusticia

En otro lugar de la provincia: El troyano que dejó Vidal desde la gobernación, el manejador de fiscales almuerza con el ex presidente Mauricio Macri. Y sabes porque la reunión. Unos días después nos amanecemos con esta información:

Hemos sido notificados q el ex presidente Macri, solicito se resuelva SIN AUDIENCIA y SIN PRUEBA, su planteo para apartar al juez Bava y lograr la nulidad del procesamiento dictado por espionaje ilegal a las familias del ARA San Juan

El pedido lo formula ante la Sala II de la cámara de casación de Comodoro Py, donde dos de sus miembros fueron nombrados por decreto por Macri (Yacobucci y Mahiques).

¿No te imaginas quien le hizo la jugada y le está dando una manito al Rey de la Reposera?

Mañana se conmemoran con dos marchas por los veinte de “El Argentinazo” de diciembre de 2001. Una a la mañana, en la Plaza Belgrano, convocada por el Partido Obrero y la Juventud del PTS. Mientras que, por la tarde, alrededor de las 19:00, los “Cayetanos” (Somos Barrios de Pie, Movimiento Evita y la CCC).

A internas en nombre de la Unidad…

Y como, su majestad la Unidad en el PJ no aparece, no parece viable: ¡a internas!  Explica Rubén Andino.

Que esa es la manera de dirimir los conflictos y las diferencias en el partido político.

Pero demás está decir que, después de una interna, quedan heridos y contusos. Y no hay “ambulancia” que salga a juntarlos y no hay médico que restañe esas heridas.

La Cámpora, Comerio & Cía, cree erróneamente que, En san Nicolás el presidente del PJ a nivel provincial Máximo Kirchner, les va a dar la lapicera y la billetera para arrasar en las internas; si las hay. Mirada sesgada y análisis poco profundo que habla de no conocer profundamente el pensamiento de los peronistas afiliados de San Nicolás. Si bien en San Nicolás, todos decían contar con el “peronómetro, lo cierto es que ninguno lo tiene y si quedó algunos de los tiempos de Lalo o el negro José; hay que restaurarlo porque a ellos, en algún momento, les funcionó mal. La tribu “peroncha” local, nómade por naturaleza, no se mueve con la lógica de la aparatología provincial, sino que, tiene raíces, que subyacen en tierras nicoleñas. Una interna en la ciudad, seguramente como en todas las ciudades de nuestra dimensión, tiene las consecuencias de “una guerra civil”: lo que ayer unía el café o el mate…en tiempos de interna son enemigos furibundos. Además, será preciso que, ser muchos no asegura nada; porque se puede ser un montón pero no estar afiliado…se entiende. Y, por si la picardía llega a la orilla, y quieren “blanquear” no tienen que olvidarse que, en San Nicolás, siempre hay alguien que está mirando. Y, una judialización de una interna, que derive en una intervención del PJ provincial, va a ser carne de batalla y ahí si que es como el carnaval de Río “se sabe cuando empieza, pero no como se termina”.

Comentarios:

Más noticias de Opinión: