Cultura »

Celebración de la Virgen de Lourdes

11 febrero 2024 - 14:56

La Virgen de Lourdes es una de las advocaciones de la Virgen María más conocidas a nivel mundial. Su historia comienza el 11 de febrero de 1858 en Lourdes, Francia.

Bernadette Soubirous era una niña de 14 años que creció en el seno de una familia analfabeta, pero era muy devota de la Virgen María y el Rosario. Bernadette estaba un día en un lugar llamado Massabielle recogiendo leña con su hermana y otra niña. Pero a la hora de cruzar un río se quedó atrás debido a su delicada salud.

Primera aparición

Bernadette se encontraba cerca de una gruta cuando escucho un ruido seguido de una ráfaga de viento y de una nube dorada. En ese momento sucedió la primera aparición de la Virgen de Lourdes. La joven declaró que vio a una Señora vestida de blanco, que llevaba un vestido blanco, un velo también de color blanco, un cinturón azul y una rosa amarilla en cada pie.

Ante esta aparición, la reacción de Bernadette fue comenzar a rezar el rosario. Bernadette contaba que en ningún momento tuvo miedo de la señora de la aparición sino que hubiera deseado quedarse contemplándola por siempre. Sin embargo cuando conto lo sucedido en casa, sus padres le prohibieron acercarse a ese lugar. Pero Bernadette sentía una ganas inmensas de volver, y gracias a su insistencia sus padres le permitieron regresar a la gruta.

Segunda aparición

Cuando la joven regreso al lugar la señora se volvió a aparecer, pero esta vez volvió acompañada de otras personas para corroborar que la aparición era cierta. Bernadette le lanzo agua bendita y le pidió que si venía en nombre de Dios, diera un paso adelante. La señora dio un paso.

Y fue durante la tercera aparición del 18 de febrero que la Virgen le pidió a Bernadette que regresara durante quince días seguidos. Le habló en su propio dialecto y le dijo:” ¿Me haría usted el favor de venir aquí durante quince días?. También le prometió que sería feliz en el otro mundo.

Como era de esperar algunos que escucharon las apariciones, creyeron en el suceso y acudieron a la gruta, pero otros le burlaron de ella.

Bernadette siguió el mandato de la señora de lavarse la cara en un manantial en el que debía aparecer agua de la tierra. Muchas fueron las burlas que recibió la joven al no aparecer agua, pero poco después comenzaron a brotar las aguas del manantial milagroso, que desde entonces han sido vehículo de muchos milagros certificados por la Iglesia Católica.

Las apariciones continuaron y la señora le pidió a Bernadette rezar por los pecadores, además de la construcción de una capilla en ese lugar. También le pidió a Bernadette que besara la tierra como acto de penitencia y signo de humildad, una práctica que continua hoy en día en Lourdes.

El día 25 de marzo la Virgen de Lourdes se apareció por decimosexta vez, y fue entonces cuando Bernadette le pregunto insistentemente que quien era, y ella por fin respondió que era la Inmaculada Concepción.

Al tratarse de una joven analfabeta y sin acceso al dogma católico de la Inmaculada Concepción, estas palabras permitieron que por fin el sacerdote de la parroquia la creyese.

La última aparición ocurrió el 16 de julio, fiesta de Nuestra señora del Carmen, Bernadette ingreso a la orden religiosa de las hermanas enfermeras, a la edad de 22 años, hasta su muerte a los 34 años de edad.

LA VIRGEN DE LOURDES EN NUESTROS DÍAS

Todos los años los peregrinos de Lourdes reportan cientos de milagros, y aunque no todos son investigados, son muchas las curaciones que suceden en ese lugar. No todas las curaciones son físicas, hay también emocionales y espirituales. Pero todas tienen que ver con la fe y la oración.

La Virgen de Lourdes se ha convertido en un símbolo de esperanza y consuelo para muchos católicos, y su imagen se ha reproducido en estatuas, pinturas y otros objetos religiosos.

Además, la Virgen de Lourdes ha sido venerada por muchos santos y líderes católicos, incluyendo al Papa Juan Pablo II. En 1907, el Papa Pío X estableció el Día de la Virgen de Lourdes, que se celebra el 11 de febrero de cada año.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE LOURDES

Oh, Virgen de Lourdes, Madre amorosa y bondadosa,

escucha nuestras oraciones y llévanos hacia la luz gloriosa.

Tú que nos has mostrado el camino de la fe,

intercede por nosotros y ayúdanos a alcanzar la felicidad.

Oh, Madre de la sanación, tu agua sagrada

es fuente de curación y de esperanza para los enfermos.

Te pedimos que bendigas a todos aquellos que sufren,

y que les concedas la fuerza para superar sus dolencias.

Oh, Virgen Santa, tú eres la fuente divina

que sana los cuerpos y los corazones,

y en tu presencia, toda angustia termina,

y renace en el alma la paz y las ilusiones.

Que en tu dulce mirada encontremos paz,

que en tus manos sintamos el abrigo,

que en tu corazón encontremos la fe,

y en tu amor infinito, nuestra salvación.

Oh Virgen de Lourdes, reina de los cielos,

guía nuestros pasos hacia la luz divina,

y en la senda de la verdad y la bondad,

alcancemos la vida eterna junto a ti.

En resumen, la Virgen de Lourdes es una figura importante en la historia del cristianismo y ha inspirado a millones de personas a lo largo de los años. Su historia y curiosidades son fascinantes y continúan siendo objeto de estudio y devoción en todo el mundo.

Comentarios:

Más noticias de Cultura:





Puerto

tendencia
mily
Petroni
Senado