sociedad »

“Abusó de al menos tres de sus nietas y sigue libre”

25 marzo 2018 - 11:23

Eso relata una las chicas que denuncian el abuso por parte de su abuelo materno, Oscar Aquino de 63 años. “Queremos creer en la justicia, pero Pratti lo dejó libre”

El horror de las jóvenes comenzó muchos años atrás, pero se animaron a hablar a fines del año pasado cuando su prima de 15 contó que su abuelo la abusaba, días pasados dialogaron en exclusiva con Prensa Libre SN.

Oscar Alcides Aquino de 63 años de edad, quien vivió gran parte de su vida por calle Balcarce al 700 aproximadamente, está denunciado por tres de sus nietas. Dos son hermanas y la menor de 14 es prima de las chicas que callaron durante largo tiempo.

A fines del año pasado todo estalló un día que aparentaba ser normal. “Yo estaba con mi mamá cuando llamó mi tía por teléfono, mi mamá atendió y después de hablar quedó muy rara, mal, le preguntaba que le pasaba y no me decía, insistí tanto que me contó. ‘Tu prima dice que el abuelo abusó de ella’. Lo que tanto había guardado explotó, tenía miedo de que no le crean a la nena y conté todo, dije por lo que pasé durante gran parte de mi infancia y grité: Es cierto, a mí también me abusó, la nena no miente, gritaba y lloraba”, relata una de las victimas que hoy tiene 23 años en presencia de su hermana de 24 y sus tíos, padres de la menor que denuncia recientemente haber sido ultrajada.

“Cuando pasó lo de la nena me animé a hablar”, dice la joven de 24 años. “Me callé siempre, él me decía que si yo no hablaba no le iba a pasar nada a mi hermana, recién ahora sé que a ella le hacía lo mismo”. Describiendo lo que Alcides Aquino le decía para «mantenerla callada».

“Me acuerdo que me llevaba a dormir a su casa, me tiraban un colchoncito al lado de la cama matrimonial, él se acostaba conmigo mientras esa señora, creo hoy, se hacía la dormida. No puede ser que no haya escuchado nada nunca, yo lloraba y le decía que me deje, ella estaba ahí”, relata la joven de 24.

Una de las hermanas cuenta que fue abusada desde los 6 hasta los 14. A los 15 años de ésta lo volvió a intentar, ella se resistió. “Cuando me puse de novio me celaba y me hacía pelear con mi mamá. Sufrí de anorexia, hasta el día de hoy estoy en tratamiento psicológico, hice esta carrera para ayudar a víctimas de abuso”, narra la joven que está próxima a recibirse de asistente social.

La otra hermana dice “a mí me abusó desde los 4 hasta los 8 años. Me decía que si yo no hablaba, no le iba a pasar nada a mí hermana, lo que yo no sabía era que ella estaba pasando por lo mismo”.

En octubre pasado lo denunciaron por primera vez, la investigación avanzó y el 13 de marzo de éste año fue la cámara gesell a la menor de las chicas, de allí se desprendió el aberrante relato de la jovencita. Las pericias continuaron, la menor tiene signos compatibles con abuso sexual.  La fiscal Padulo, que entiende en la causa, pidió la prisión preventiva de Aquino, el juez Prati la denegó, la familia aún no sabe porqué, ya que la querella todavía no está notificada formalmente.

  • Cuando estalló el horror

“Mi hija se fue de viaje con ellos a fines del año pasado”, cuenta el padre de la menor a la periodista de Prensa Libre SN haciendo referencia al viaje que hizo la menor de las denunciantes con sus abuelos. “La nena volvió rara, se bañaba a cada rato, estaba distinta, yo le preguntaba que le pasaba, si tenía algún problema, que me cuente”,narra su mamá.

“La agresión fue mucha y por mucho tiempo, de los 7 hasta los 14 casi. La nena no quiere que sepamos todo lo que pasó, no sé si tiene vergüenza o miedo”, expresa el padre de la menor.

 “Por medio del colegio nos enteramos, la veían mal, un día la tratan de contener y se quedó tranquila, pero al otro día volvió a pasar lo mismo, lloraba en clase”.

 “Mi hija arrancó con tratamiento psicológico en la escuela porque ‘el abuelo’ le hizo creer que se iba a morir por la enfermedad que padece” (haciendo referencia a la diabetes de Aquino y lo que éste le decía a su nieta). “La trabajó mucho tiempo, la amenazaba con las hermanas, le mató un perro” “Si vos hablás me voy a morir porque tengo cáncer blanco”, le decía Aquino a la nena abusada para callarla.

“Logró hablar gracias a la contención del colegio, ahí le dijeron que si no podía contarnos directamente a nosotros, dejara pistas para que nos enteremos. Un día dejó el Messenger abierto y la hermana, ve que lo que estaba pasando”. La víctima tenía un chat con una profesora, ésta le decía que hable con los papás, que les cuente, y si no, los iban a citar y les iban a contar.

  • Aquino y su mujer

Oscar Alcides Aquino está en pareja desde hace años con Eduarda Guadalupe De Masi. De la mujer «se sospecha en el seno familiar que es cómplice», ya que hoy día se fue a vivir con él, aparentemente a Santa Fe, aunque «Aquino tenga tiempo, según cuentan las víctimas, para pasar por afuera del colegio de la menor denunciante y por la puerta de la casa de sus familiares».

De Eduarda no hay buenas palabras, especialmente por parte de su hija, madre de la menor abusada. “Ella de chicos nos quiso matar muchas veces, nos llevaba a las vías, hacía cualquier cosa por ese hombre”, refiriéndose a su infancia y a las de sus hermanos. Aquino hace poco tiempo habría lanzado una amenaza a su hija, “Si tengo que matar no tengo problema”.

Las chicas, hoy mayores, sospechan que “Eduarda sabía por lo que Aquino las hacía pasar y no decía nada”.

Nadie habla de ellos como familiar, “ese señor, ese hombre, su mujer, etc.”, como queriendo tomar distancia. Sospechan que Aquino cometió más abusos intrafamiliares pero no salieron a la luz, años atrás una ex nuera de éste hombre decía que la acosaba.

La familia entrevistada se mostró con descreimiento y a la vez esperanzada de que haya justicia, “aunque es todo muy lento”.

 

Fotografía: Aquino y su esposa Eduarda. 

 

 

 

Comentarios:

Más noticias de sociedad: