Judicial »

“Vejaciones y/o apremios ilegales” en la UP3

24 agosto 2019 - 14:56

Tres guardias pasados a disponibilidad preventiva por una investigación en curso

Hoy día, volvió a la charla cotidiana de lo sociedad el tema del accionar de las fuerzas de seguridad del estado. Desde policías locales, pasando por las fuerzas provinciales y federales y los siempre cuestionados guardia cárceles.

El jueves último, un personal jerárquico de la Unidad Penal Nº 3 y dos subordinados suyos, de mayor y menor rango, fueron pasados a disponibilidad preventiva por una causa en la que entiende el Juzgado de Garantías Nº 2 del Dpto. Judicial de San Nicolás.

Un ex detenido los denunció por los vejámenes a los que habría sido sometido dentro de la UP3 en febrero de 2015. El denunciante presentó una demanda contra el Servicio Penitenciario bonaerense (guardias y sanidad) y médicos del Hospital San Felipe.

En la IPP 1600-00-001730-15/00 con intervención del Juzgado de Garantías Nro 1 del Dpto. Judicial de San Nicolás, caratulada » Severidades, Vejaciones y/o apremios ilegales a presos«, los principales imputados, son los guardias: Walter Harancenchuk, Néstor Coronel, Darío Gereñu (Sub Director de UP3) y todos los penitenciarios aun no identificados.

Los hechos:

Según consta en la demanda presentada por la victima a través de su patrocinante, Dr. Ganón, lo que sucedió habría sido esto:

El día 19 de febrero de 2015 a las 1130 de la mañana los oficiales del Servicio Penitenciario Bonaerense, Marín y Benítez comienzan a sacar los internos que estaban de limpieza en el Pabellón Nro. 2 y después lo sacaron al peticionante, nacido el 18 de julio de 1991 y lo trasladan al Pabellón Nro. 3. Que permanece alojado en el lugar y duerme allí. Que alrededor de las 0715 del día 20 de febrero lo despiertan para ir a la ducha y como se niega el encargado del pabellón del momento lo saca a golpes de puño de la celda y le pega fuertemente en la cabeza a la altura de la oreja izquierda y luego cierra la puerta de la celda. Pasados unos minutos ingresa la guardia armada y le efectúan varios disparos dentro de la celda que impactan en su cuerpo en sus dos piernas y comienzan a golpearlo entre todos, recuerda que entre todas esas personas que lo golpeaban estaban los jefes Gereñu y Heransenchuk, luego lo arrastran a los golpes hasta la sala de abogados. En ese lugar lo tiran y se meten los mencionados Gereñu,  Heransenchuk junto con Coronel y dos oficiales. Que lo siguieron golpeando en todo el cuerpo por varios minutos más pero además le metieron un dedo en el ano y le apoyaban el pene en la cara diciendo Gereñu «puto» y le pega una patada en la cara. Después le siguieron pegando por todo el cuerpo un rato más entre todos. Que recuerda que Gereñu le pegó una trompada en el oído izquierdo que lo dejó sordo en ese momento y para siempre”.

Las consecuencias:

El damnificado denunció que luego de ese episodio “permaneció detenido sin la atención médica necesaria y suficiente para curar las heridas”, que debido a las acciones que menciona, el accionar del Servicio Medico del SPB y del Hospital San Felipe, “no fue el adecuado” y por ello, perdió el 87% de su audición del oído izquierdo en forma permanente. Además, agrega que luego de lo denunciado, no recibió atención psicológica.

Según se expone en la demanda: “este hecho traumático y disvalioso cambió la vida del actor para siempre”, además “aunque se encontraba privado de libertad había iniciado una relación de pareja y tenía un proyecto de vida a la libertad que le esperaba”, pero “el acontecimiento dañoso que sufrió alteró su proyecto de vida seriamente”. Impidiéndole  “volver a trabajar y luego de lo acontecido, no pudo superar la crisis familiar que también le provocaron los ataques de pánico, sus dificultades para mantener relaciones sexuales, etc., situación que persiste a la actualidad”.

Debido a esta denuncia, el pasado jueves los tres guardias mencionados fueron pasados a disponibilidad preventiva y se vuelve a poner en tela de juicio el accionar de los empleados dentro de las unidades carcelarias, no solo de la provincia, sino del país entero.

Vale destacar que las cárceles fueron creadas con el afán de rehabilitar y no de ser centros de tortura y castigo hacía los reos que están cumpliendo una condena y que, a futuro, deberán re-insertarse en la sociedad.

La demanda:

En caso de que la justicia falle a favor del denunciante, el Estado deberá resarcirlo con una suma en pesos que oscilará, más o menos, en 8.570.000. Además, habrá que ver qué sucede a futuro con los investigados, ya sea, personal médico como guardias que se encuentran imputados e investigados por esta causa.

En la demanda, puede leerse:

“Que reclama también el demandante un valor equivalente al deterioro que impedirá la realización de cualquier actividad laborativa porque su incapacidad psicológica y física es notoria. Que dicho monto consideramos razonable fijarlo en los ingresos caídos un valor equivalente a los salarios caídos que percibiría como trabajador autónomo durante toda su vida activa. Que dicho monto consideramos razonable fijarlo en el salario mínimo vital y móvil que al tiempo de la presente demanda se encuentra en $9.000 por el tiempo que no podrá trabajar la suma de 4.320.000 más la actualización que corresponda al momento del dictado de la sentencia. A ese importe deberán adicionarse los importes previsionales correspondientes que ascienden a la suma de $950.000.

Se reclama por esta acción la suma total de PESOS OCHO MILLONES QUINIENTOS CINCUENTA Y SIETE MIL (8.570.000),  y lo que en más o menos resulte de la prueba producirse por cada uno de los rubros reclamados y para cada uno de ellos y/o lo que en definitiva determine VS para las mismas, más los intereses compensatorios, depreciación monetaria si correspondiere y costas”.

 

Comentarios:

Más noticias de Judicial: