sociedad »

Se mueren de frío

4 julio 2019 - 23:19

En San Nicolás ya se registraron dos personas fallecidas a causa de la combinación letal de las bajas temperaturas con la miseria

El 9 de junio el frio azotaba por primera vez en este 2019 a los corazones de los ciudadanos nicoleños de bien, pero de bien de hacer el bien, no “de bien” como se dice seguido.

Ese día a las tres de la tarde fue encontrado el cuerpo tieso de Miguel Salvador Luna, tenía 60 años y murió de frio, de abandono e indiferencia en un patio del hospital.

La autopsia determinó que Miguel falleció a causa de una falla, de un Infarto al miocardio. “Estaba duro”, esa fue una de las primeras noches que heló en San Nicolás, una de esas que, tal vez, con la pansa llena se puede sortear, pero con hambre, se hace más difícil. Miguel no pasó la prueba este año. Desde hace mucho tiempo vivía en situación de calle, tal vez la edad y los golpes cotidianos contribuyeron a que no pueda más.

Lástima que la partida de este hombre no haya dejado una enseñanza para quienes tienen que velar por la salud de todos nosotros. En las últimas horas, se produjo otra triste y evitable pérdida producto del frío y de la falta de asistencia de todos los órdenes y estamentos del gobierno.

Carlitos Franco tenía una parálisis cerebral, era ciego, sordo y padecía varios problemas de salud. Tenía 17 años, pero aparentaba 11, vivía junto a su familia en un precario rancho de chapa ubicado a la vera de las vías del tren, en barrio Santa Rosa. En el último tiempo contrajo neumonía, lo internaron, pero murió, no pudieron salvarle la vida.

Las condiciones de la precaria vivienda no aportaron más que agravantes a la salud de Carlitos, obviamente, vivir en un rancho de chapa, expuesto en verano a las altas temperaturas y, en invierno, a las sensaciones térmicas bajísimas, no hacen más que empeorar la situación de cualquiera.

La mamá de Carlitos, venía solicitando una vivienda digna para poder mudarse con su hijo, para poder brindarle una mejor calidad de vida. Pero antes que la casa llegó la neumonía y después, la muerte.

Miguel y Carlitos, ya no están, por la salud y la vida de ellos no se puede hacer nada, más que tomarlos de ejemplo para evitar que vuelva a pasar.

HAY MÁS:

El frio a las 23.00 horas de este jueves marca 4 grados en San Nicolás y sigue habiendo gente durmiendo, no solo en ranchitos de chapa, con la panza vacía o, con suerte, algún matecocido con pan, sino que hay gente durmiendo en la calle, como el muchacho que se ve por la vieja clínica Alvear, a veces en compañía de un chiquito. En la terminal, en las entradas de los bancos.

Sin ir más lejos, en la propia entrada del hospital, a unos pocos metros de dónde murió Miguel:

En las últimas horas circuló a través de WhatsApp, un supuesto mensaje de Desarrollo Social de la Provincia, pero no es real, desde el ministerio desmienten la información que circula para “ayudar” a personas en situación de calle.

En el mensaje que circula por dicha red social, se solicita a la gente que si ven personas en situación de calle, llamen gratis al 103 o al 108 para que los recojan y pasen la noche en algún albergue, aparentemente, ese refugio sería brindado por el estado provincial. Prensa Libre SN llamó al 108, es efectivamente un número de Desarrollo Social de la Provincia, pero no ofrecen otra solución más que informar si es que hay algún refugio en la ciudad, para poder trasladar al necesitado. Por otro lado, la base de datos con la que cuentan, está  provista de información voluntaria que envía cada municipio, desafortunadamente, no se pudo saber si desde San Nicolás la enviaron, debido a que el llamado se cortó y no pudimos volver a contactar. De todos modos, en la ciudad, no hay ningún albergue/refugio provincial.

Lo que sí hay en San Nicolás es gente organizada en distintas entidades, desde políticas, sociales y hasta religiosas, o bien, un vecino de a pie que sale a repartir una sopa caliente o un abrigo. Todo suma, pero el estado sigue estando ausente.

Hay grupos de jóvenes que se organizan y salen a recorrer la ciudad con termos repletos de café caliente, si bien no es un techo, es una caricia al cuerpo frio y abandonado de esos que, para muchos, son invisibles.

Nota relacionada:

http://www.prensalibresn.com/noticias/murio-solo-en-la-calle-y-de-frio/

 

 

Comentarios:

Más noticias de sociedad: