Opinión »

Policía Local al norte de la ciudad como solución mágica ¿Decisión correcta?

8 mayo 2018 - 14:32

Varios efectivos de la local, expresan sus dudas al respecto, algunos dicen no estar suficientemente equipados y otros que les falta experiencia.

El intendente interino, Manuel Passaglia, tomó la decisión de trasladar la dependencia a cargo del Crío. Ayala a la zona de barrio Parque Norte, pegado al nosocomio municipal. Esto fue comunicado a algunos medios locales luego de que Passaglia tuviera que suspender su viaje por Estados Unidos, donde se encontraba en una “capacitación” de agro junto a otros jefes comunales bonaerenses.

El contador, debió regresar de manera imprevista luego de los hechos sangrientos en barrio Las Mellizas que causaron dos muertes, la de un efectivo policial y la de un civil, el pasado 1 el mayo por la noche.

Prensa Libre SN, recogió testimonios de efectivos locales que hablan desde el desconcierto que les genera la decisión. Algunos argumentan como negativa no estar lo suficientemente equipados para enfrentarse a grupos armados, como sucedió en barrio Las Mellizas días pasados con efectivos del GAD. Otros hablan de su corta carrera y de la falta de oficiales más experimentados que los guíen en caso de ser necesario. También hay posturas a favor de la decisión de Passaglia, afirmando que la local está absolutamente preparada para afrontar tal decisión, otras voces indican que estarían de acuerdo, pero que sería necesario ir acompañados de otras fuerzas más equipadas y con más años de servicio.

Lo cierto es que el traslado de la dependencia al predio de Illía y Chiclana es un hecho que se concretará en los próximos meses, según dijo el propio Passaglia.

La idea municipal es “acercar los servicios esenciales de salud, seguridad y educación” a todos los vecinos del norte de la ciudad, expresó Manuel a medios locales.

De esta iniciativa surgen varias dudas: ¿Están lo suficientemente preparados y equipados los efectivos locales para trabajar en la zona norte? ¿Contarán con el apoyo permanente de otras fuerzas? ¿No se pudo prevenir el desenlace trágico? Y a esta última pregunta surge una respuesta inmediata, aunque no definitiva, es cierto que en muchas oportunidades se denunciaron ante la policía distintos hechos de violencia que sucedían en barrio Las Mellizas, también es cierto que varias veces fueron aprehendidos los mismos sujetos, algunos detenidos hoy por el asesinato de Javier Rivero y otros por el del Of. del GAD, Mauro Maldonado.

También es cierto que todas las veces fueron puestos en libertad por orden de los distintos jueces intervinientes. Como también es cierto que la mamá de uno de los hoy detenidos solicitó ayuda al estado para rehabilitar a su hijo de la adicción que padece y no fue escuchada.

Muchos opinan que la decisión del ejecutivo local es tardía y se implementa para reprimir y no para prevenir. Recordemos que la asistencia estatal se trata de eso, de ayudar, de educar, de incluir y como última instancia, reprimir y/o encarcelar en caso necesario por parte de otro poder estatal como el judicial.

Especialistas vienen manifestando, desde hace tiempo, que la ausencia del poder ejecutivo en la asistencia integral de la población nicoleña para distintas problemáticas, no puede ser solucionada con la policía. Las faltas de políticas públicas en acción social, deportes, artes, laboral y sobre todo de salud, en prevención y asistencia para las adicciones, es notoria. El abandono del Estado en estas aéreas acarrean problemas insalvables, una vez cometidos los hechos que derivan, pero prevenibles por cierto.

Entonces como conclusión, solo queda la incertidumbre.

Comentarios:

Más noticias de Opinión: