Cultura »

Aquellos Buenos Días.

15 septiembre 2020 - 08:55

Luis Davobe; no hace falta una fecha especial para recordar…

Y ahora camino por calle Mitre, saludo a los muchachos de Calvin Klein, paso por la Casa del Peinador, saludo al pollo de Carbi, Sergio y Borghi en el kiosco y ahí está… Qué linda que sos peatonal; qué hermosa que sos ciudad, decía todos los días antes de comenzar su columna de Policiales en “Primeros Temas”.

A Luis Davobe no lo elegí como amigo; lo heredé. Por eso, podíamos discutir horas teorías periodísticas, contar anécdotas, hablar del gobierno y de las crisis argentinas; pero había un paraguas que siempre me cobijó: el profundo cariño que le profesó al gordo Tisera. Nobleza obliga tengo que decir que ya eran compañeros con mi viejo cuando nací en La Voz de San Nicolás. Por lo tanto, era mi deber de buen hijo profundizar la amistad con un periodista que formó parte de mi historia desde los primeros momentos de vida. Pero no era el único, a esta lista se sumaba Rubén Sellart, Aldo Torresi, Néstor Aldo Otero, Aída de Pauli, Juan Carlos Clericci y una legión de locutores y redactores que siempre me ofrendaron su amistad y cariño.



Luis se inició siendo un adolescente en la antigua Voz de San Nicolás junto a una nueva generación de locutores y conductores radiales. Luis se sumo a la emisora de circuito cerrado con Irma Andersen, Mirta Andrín, Juan Carlos Tisera, Pily Ponce, y una legión de radiofonistas. Ellos conformaron el grupo de jóvenes de la década del 60 que abrían los micrófonos y las consolas de disco al rock and roll. Luis inmediatamente se convirtió en una de las voces principales y Los “The Youngers” lo tuvieron como presentador oficial. Junto a otros profesionales como Juan Carlos Clericci, Anibal Bruno, “Chichino” Gutierrez, Arnoldo Torresi conformaron los que se conoció como la Sociedad de Locutores de San Nicolás. Eran tiempos de los carnavales en el Circulo Italiano, en el Arco Iris, Regatas y Belgrano, y cada noche requería a uno de estos conductores que fueron ganando popularidad desde la radio. También hizo su experiencia televisiva cuando en 1965 en la Feria Industrial que visitó el Presidente Illia, se instaló un circuito cerrado de televisión (Canal 10) y fue requerida su profesionalidad como conductor frente a cámara.



El 10 de octubre de 1969 cuando se abría la AM LT24 Radio San Nicolás Luis conducía un programa junto a Mirta Andrín, “El espectacular del Aire”, con el tiempo fue personalizando su estilo y desembocó en el recordado segmento “La vida color de rosa” con música de Edhit Piaff. Luis dejó a lo largo de su vasta trayectoria una marca personal en la memoria del periodismo y en especial en la locución que fue su primer género.

Llegó el tiempo de alargar distancias con la ciudad y durante unos años ejerció el periodismo en La Pampa. Y fue en aquella geografía que comenzó a decodificar los símbolos de las linotipos y los clisés. Pero como el amor es más fuerte, supo ganarse desde los micrófonos los relatos vibrantes en el básquet junto a los quintetos de Independiente de General Pico.



Pero la tierra nicoleña siempre tuvo un lugar en su escritorio; y a pesar de los cielos y los inviernos, un día regresó pero no solo: con Alicia y Juan Sebastián. Desde 1982 confeccionó una columna que es un clásico en el periodismo local: “Buenos Días Ciudad”. Y durante casi tres décadas le imprimió su estilo personal a la sección policial de El Norte.

Pero si uno se sentara a conversar seguramente su experiencia periodística se conmocionó ante la aparición de la Virgen del Rosario; hecho que siempre lo tuvo como testigo clave desde 1983. Los medios de la Argentina, cuando necesitaban referencias o evocaciones históricas del fenómeno mariano, indefectiblemente lo tenían que citar como fuente. En la película “Ciudad de María” de Enrique Bellande es uno de los protagonistas.



Pero más allá de sus tareas cotidianas siempre estuvo comprometido con diversas instituciones, y colaboró para su desarrollo, en especial en el Círculo de Periodistas Deportivos donde ejerció la presidencia.

A lo largo de su trayectoria recibió innumerables premios, reconocimientos y membresías; pero hay uno muy cerca de su corazón: el Premio Santa Clara de Asís de la Liga de Madres de Familia que le otorgó en 2008 la Comisión Diocesana de San Nicolás.



Falleció en San Nicolás de los Arroyos el 14 de diciembre de 2011 a los 67 años.

Y nos estamos yendo. Ahora viene el Scooter conducido por el Pato Cecchini…hicimos Primeros Temas: Carlos Bertosi en el Deporte, Javier Tisera y Pablo González y no se olvide mi amigo de Luis Davobe que fue uno de los que le escribió y le dio los buenos días a esta ciudad.

Fotografía: Libro «Dar la Cara», de Mariano Abad

Por Javier Tisera.


Comentarios:

Más noticias de Cultura: